BURGOS

Talavante inaugura la Puerta Grande

Alejandro Talavante fue este sábado el protagonista en el festejo inaugural del Coliseum Burgos al abrir la primera Puerta Grande de la historia del nuevo coso, que colgó el cartel de "no hay billetes".

Alejandro Talavante en su salida a hombros este sábado del nuevo Coliseum Burgos. EFE

Alejandro Talavante en su salida a hombros este sábado del nuevo Coliseum Burgos. EFE

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 20:03

Burgos ha abierto una nueva etapa en su historia taurina con la inauguración, ya oficial, del nuevo coso taurino y pabellón multiusos del Coliseum Burgos, que con su modernidad ha venido a reemplazar la solera y el sabor, ya pasadas, del antiguo coso del Plantío.La tarde no pudo empezar mejor con un entradón de "no hay billetes" en taquilla para ver a tres de las figuras más importantes del momento, que, al final, pasaron como ánimas a consecuencia del deslucido juego de los toros burgaleses de Antonio Bañuelos, los único encargados de ensombrecer un día tan señalado en la ciudad.Sólo uno embistió con franqueza, el tercer toro de corrida, que fue a parar a Alejandro Talavante, que protagonizó el único momento que quedará para el recuerdo del estreno del Coliseum Burgos. Una faena pletórica por gusto, expresión y unidad, que, tras una buena estocada, le puso en sus manos las dos orejas.Otro atisbo de lucimiento tuvo lugar en la primera faena del Juli, que sometió a base de capacidad, firmeza y autoridad a un "bañuelo" que medio se dejó, y al que acabó cortando una oreja.El resto de la corrida, para olvidar. Ni Talavante ni el Juli lograron sacar nada mínimamente lucido ante sus segundos toros de lote, y mucho menos Enrique Ponce, que sorteó el peor lote en conjunto, y apenas pudo estar en los detalles con sendos astados.

FICHA DEL FESTEJO

Burgos, sábado 27 de junio de 2015. Lleno de 'No hay billetes'.

Toros de Antonio Bañuelos, aceptablemente presentados pero de muy poco juego por su absoluta falta de fuerzas, con la única excepción del buen tercero. Cuarto, quinto y sexto, pitados en el arrastre.

Enrique Ponce, ovación tras petición y silencio.

Julián López "El Juli", oreja tras aviso y silencio.

Alejandro Talavante, dos orejas y silencio.

Lo más