El legendario fotógrafo brasileño expone en Caixa Forum

Sebastiao Salgado: "Debemos conservar la vida del planeta a cualquier precio"

El Proyecto Génesis deja constancia de 64 meses y miles de kilómetros de viajes interminables, de la ceca a la meca, de la Antártida a Madagascar, de Botsuana a Alaska, del Amazonas al Congo.

El fotógrafo Sebastiao Salgado y la comisaria de la exposición, Lélia Wanick Salgado. Caixa Forum

El fotógrafo Sebastiao Salgado y la comisaria de la exposición, Lélia Wanick Salgado. Caixa Forum

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 10:52

Regiones polares, bosques, sabanas tropicales, desiertos, montañas, glaciares. Nada de lo que aún queda intacto sobre la Tierra, sin  contaminar por la huella de la criatura humana, ha quedado fuera del objetivo de las modernísimas cámaras digitales Canon que Sebastiao Salgado utiliza, un trabajo combinado con un proceso analógico de revelado. Con una salvedad: el continente europeo  no aparece en el guión de esta muestra extraordinaria que se verá en medio mundo. El turismo desmesurado ha dejado maltratada la piel de la vieja Europa, afirma Salgado. El resultado de esta exploración de la Tierra se puede ver desde mañana viernes 17 en Caixa Forum Madrid. La exposición lleva por título GENESIS y muestra 245 fotos en blanco y negro marca de la casa (con toda su  gama de grises, recuerda el fotógrafo). Con este descomunal trabajo fotográfico, Sebastiao Salgado (casi setenta años en el macuto que no aparenta) pone su granito de arena para frenar la devastación climática que sufre nuestra casa. “Hemos hecho daño al planeta. El calentamiento que sufre la Tierra es grave pero la solución está en manos de todos”, asegura Salgado . El fotoperiodista brasileño, Premio Príncipe de Asturias de las Artes (fue el primer fotógrafo en obtenerlo) se muestra humilde en entrevista concedida a COPE. “Mi trabajo fotográfico no cambia nada por sí solo pero, unido a la presión mediática y de las oenegés de protección medio ambiental, pueden hacer cambiar las cosas”.    En estos ocho años de trabajo, Salgado ha vivido diferentes momentos de tensión en los que su vida ha pendido de un hilo. Se ha enfrentado a elefantes y caimanes pero su última fotografía pudo haber tenido por escenario los Andes en Argentina, donde una enorme pendiente del sesenta por ciento, cubierta de nieve y hielo, pudo haber sido su último resbalón. No fue así afortunadamante. Salgado sigue haciendo de la fotografía un proceso racional salvado en ultima instancia por puro instinto. Dice que solo es un fotógrafo, no un artista, y que descubriendo el planeta se ha descubierto a sí mismo. “Somos más viejos de lo que creemos. Lo esencial como el amor y la solidaridad es la misma canción de hace miles de años”, concluye con un temblor apenas perceptible en su voz joven y aventurera .       

Lo más