Línea Editorial 28072014

Sánchez no ha hecho un discurso de altura

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 13:06

Pedro Sánchez, proclamado oficialmente este fin de semana Secretario General del PSOE, ha hecho un primer discurso como líder de la formación, que no ha estado a la altura de sus propósitos de renovación y de recuperación de la tradición socialdemócrata. El nuevo secretario general ha anunciado que tan pronto como gobierne va a derogar muchas cosas, entre otras la reforma laboral. Y además ha insistido en que no quiere pactar nada con los populares ni en España  ni en Europa. Se aleja así de la sensibilidad de los dos partidos de centro-izquierda que gobiernan en Francia y en Italia. Manuel Valls ha emprendido un programa de reformas para reducir el déficit público y fomentar la creación de empleo por el sector privado. Renzi rema en la misma dirección. Hay un consenso elemental entre populares y socialistas sobre lo que necesita el Viejo Continente en este momento para reforzar el crecimiento. Hace mal Sánchez en alejarse de ese acuerdo. Sí debiera distanciarse Sánchez de la herencia de Zapatero que impide a los socialistas volver a ser una fuerza de gobierno. Y este domingo no lo ha hecho porque ha anunciado la derogación de la nueva ley del aborto, la supresión de la clase de religión y la eliminación de los acuerdos Iglesia-Estado. Con un programa de esa índole es difícil volver a ganar el centro.

Lo más