Boletín

SAN VALENTÍN ACUARIO (Crónica)

San Valentín, un amor submarino a rayas

María Jesús Serrano.,Benalmádena (Málaga), 13 de feb (EFE). Una pareja de rayas águila ha conquistado al público de un acuario situado en la localidad de Benalmádena (Málaga), que este año celebra el décimo aniversario de este dúo de peces que se ha vuelto inseparable, y que coincide con el día de los enamorados, San Valentín.,Lola y Lolo conforman la pareja de rayas estrella del acuario, una historia que comenzó con la llegada de la hembra el 14 de febrero de 2009 tras encontrarla unos pescador

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:10

María Jesús Serrano.

Benalmádena (Málaga), 13 de feb (EFE). Una pareja de rayas águila ha conquistado al público de un acuario situado en la localidad de Benalmádena (Málaga), que este año celebra el décimo aniversario de este dúo de peces que se ha vuelto inseparable, y que coincide con el día de los enamorados, San Valentín.

Lola y Lolo conforman la pareja de rayas estrella del acuario, una historia que comenzó con la llegada de la hembra el 14 de febrero de 2009 tras encontrarla unos pescadores atrapada en sus redes en mal estado y con la cola mutilada, que es su principal forma de defensa a modo de aguijón, según ha explicado la directora de Mercadotecnia, María Morondo.

El equipo de acuaristas de Sea Life se encargó de los cuidados de Lola, que de la cuarentena pasó en poco tiempo al tanque de rayas donde habitaba Lolo, un ejemplar macho de raya águila que pronto pasó a seguir a su nueva amiga, una historia de amor de la que han surgido tres crías en estos diez años, ha recalcado la representante del centro.

Lola tuvo la suerte cuando entró en el tanque de rayas de conocer a su actual pareja, Lolo, y los dos viven ahí felices y contentos, y por eso nuestro San Valentín es tan especial, diez años de Lola y Lolo en nuestro tanque, ha indicado.

Ahora Lola es la estrella del acuario y el público acude en su búsqueda: Es muy simpática, siempre recibe a nuestros visitantes chapoteando, y la gente viene buscando a Lola, ha asegurado la directiva.

Según ha explicado, estas rayas son muy fieles, a pesar de sus diferencias tanto en tamaño como en comportamiento, ya que la hembra es prácticamente el doble y más nerviosilla, además de muy comilona y muy tragona, mientras que su compañero es más tranquilito, se toma las cosas con pausa, pero siempre pendiente a ella", ha relatado.

A la hora del cortejo, lo que hace el macho en este tipo de especies es perseguir un poco a la hembra, le sujeta una de las aletas con la boca para mantener la posición en el agua, y se produce la cópula, ha precisado la acuarista Laura Moyano.

Ha explicado que lo característico en estos peces es que la hembra tenga una envergadura mayor que el macho, por lo que Lola mide entre 75 y 80 centímetros, y Lolo entre 35 y 40, unos ejemplares que viven en fondos arenosos y que suelen nadar solos, pero también pueden ir en grupo en mar abierto, ha especificado.

El visitante podrá encontrar además una gran variedad de especies marinas como las del Mediterráneo, tropicales, una guardería de tiburones, una zona interactiva para tocar a los animales, un terrario con un camaleón o una serpiente pitón, o un ejemplar de tortuga verde de 100 kilos, Yellow, que sirvió para predecir el Mundial de Fútbol celebrado en Rusia el pasado año. EFE

mjsn/mdr/fs

(foto) (vídeo)