Santoral del miércoles, 16 de marzo de 2016

San Abrahán de Edesa

Hoy conmemoramos a San Abrahán. San Efrén, con quien le unió una estrecha amistad, es el que ha escrito sobre él, y sitúa su vida entre las zonas de Mesopotamia y Edesa. Hijo bueno y leal de una familia rica pero generosa, sus padres deciden casarle proyecto que él rechazará, porque se había consagrado a Dios.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 11:24

Al no conseguir el beneplácito paterno, en la noche de bodas se marcha a una cueva desértica, sin dar explicaciones a nadie y, tratando de no ser visto. Allí hará penitencia y oración con una entrega especial al Señor el resto de su existencia. Buscado por todos, cuando le encuentran se reafirma en su consagración por el reino de Dios, logrando el consentimiento de su familia y de su esposa. Introducido en la mística de los anacoretas, vive en una cueva con miras al campo. Su estilo de vida es muy pobre, con pocos bienes y frutos de la tierra para comer. Su santidad y sencillez se propagan por los alrededores y muchas son las gentes que acuden a verle. Así se acercan a aprender de él, de su bondad y humildad, por espacio de veinte años. El obispo de Lapseki, enterado de su sencillez le llama, encargándole que predique la Buena Nueva del Evangelio por su territorio, imbuido de paganismo, tras recibir el Orden Sacerdotal. Este espíritu de celo por el Señor le acompaña hasta el final de su vida. Iconografía: Se le representa con túnica y bastón al estilo anacoreta. Otros Santos: Vicente, Juan y Eusebia.

Lo más