TEMPORAL INVIERNO

Revisan 150 viviendas de planta baja de Girona por riesgo de desbordamiento

Unas 150 viviendas de planta baja de los barrios de Vistalegre y Vell de Girona se revisan este martes ante el riesgo de desbordamiento del río Onyar a su paso por la ciudad, que afectaría especialmente esas zonas, según ha informado la alcaldesa, Marta Madrenas.,Madrenas, que ha activado la situación de emergencia, ha explicado que se trata por el momento de una medida preventiva ante la previsión de lluvias intensas por la tarde.,A mediodía, el caudal del Onyar, cuyo niv

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:48

Unas 150 viviendas de planta baja de los barrios de Vistalegre y Vell de Girona se revisan este martes ante el riesgo de desbordamiento del río Onyar a su paso por la ciudad, que afectaría especialmente esas zonas, según ha informado la alcaldesa, Marta Madrenas.

Madrenas, que ha activado la situación de emergencia, ha explicado que se trata por el momento de una medida preventiva ante la previsión de lluvias intensas por la tarde.

A mediodía, el caudal del Onyar, cuyo nivel de desbordamiento está fijado en 600 metros cúbicos por segundo, estaba por debajo de los 500, después de haber alcanzado los 535 por la mañana.

Marta Madrenas ha insistido en que lo que le preocupa son las lluvias intensas de la tarde y, ante la imposibilidad de frenar la fuerza del río, el objetivo es "minimizar" las afectaciones y que no se produzcan daños a personas, comercios ni bienes públicos.

Agentes de la Policía Local y miembros de Protección Civil visitan esas 150 viviendas, según ha detallado Madrenas, quien ha explicado que las escuelas han abierto con normalidad, excepto una guardería y un instituto.

Otro río de la provincia de Girona en el que la Agencia Catalana del Agua tiene puesta la atención es el Daró, especialmente a su paso por La Bisbal d'Empordà.

El caudal ha llegado en este caso a 110 metros cúbicos por segundo cuando apenas alcanza el metro habitualmente y, en el caso del Ter, el registro es de 200 metros cúbicos por segundo, una cifra muy superior a los 3,5 que lleva normalmente.

En cuanto al tráfico, una vez restablecido en la autopista AP-7, que ha permanecido cerrado por nieve durante la mañana entre Figueres y la frontera con Francia, las carreteras de la provincia que permanecen cortadas son la C-38 en Molló, la C-31 en Ullà, la C-260 en Roses y la GI-643 en Torroella de Montgrí.

Se circula con cadenas por la GIV-5201 en Viladrau, la GI-521 en Riudaura y la GI-501 en Agullana, mientras que, a las 14:00 horas, se levanta la restricción para vehículos de transporte de mercancías de más de doce toneladas en la C-25 entre Sant Julià de Vilatorta y Santa Coloma de Farners.

En directo2

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar