TERRORISMO YIHADISTA

La represión penal no basta para frenar la radicalización, según especialista

Madrid, 1 ago (EFE).- "La represión penal no basta" para prevenir la radicalización y luchar contra el terrorismo en la UE, afirma Eva Pastrana, directora del Programa HELP (Formación en derechos humanos para juristas) del Consejo de Europa, en un artículo que escribe en Firmas de EFE.,"En los últimos años, asistimos en Europa a la desaparición paulatina del terrorismo de naturaleza nacionalista y al aumento de atentados de corte yihadista salafista", que sorprenden por "el extremismo radical de

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:01

"La represión penal no basta" para prevenir la radicalización y luchar contra el terrorismo en la UE, afirma Eva Pastrana, directora del Programa HELP (Formación en derechos humanos para juristas) del Consejo de Europa, en un artículo que escribe en Firmas de EFE.

"En los últimos años, asistimos en Europa a la desaparición paulatina del terrorismo de naturaleza nacionalista y al aumento de atentados de corte yihadista salafista", que sorprenden por "el extremismo radical de sus autores", señala Pastrana en su artículo, titulado "Prevención de la radicalización y lucha contra el terrorismo en Europa" (https://www.efedocanalisis.com/noticia/prevencion-la-radicalizacion-lucha-terrorismo-europa/).

"¿Cómo es posible que más de 40.000 personas de 110 países se apresten a unirse al ISIS en Siria o Irak desde la proclamación del 'califato' en 2014? ¿Por qué un noruego de clase media acribilla a balazos a 77 jóvenes en un campamento de verano y sigue enarbolando el saludo nazi sin arrepentirse?", se pregunta la experta.

La directora del Programa HELP subraya el papel crucial del Consejo de Europa en la lucha contra el terrorismo, su financiación y la radicalización desde finales de los 70, por ser "la primera institución en afrontar el terrorismo desde el ángulo de la prevención".

Pastrana precisa que la radicalización que preocupa al Consejo de Europa (CdE) es aquella que conduce a la violencia extrema o al terrorismo y recuerda que la radicalización por sí misma "aunque nos repugne, no es un crimen" puesto que "la libertad de expresión se extiende a 'informaciones' e 'ideas' que ofenden, chocan o molestan".

Aunque no existe una definición universalmente aceptada, Pastrana indica que las directrices del CdE establecen que la radicalización es un proceso mediante el cual un individuo "promueve, apoya o comete actos" que "abogan por la supremacía racial, nacional, étnica o religiosa" y se oponen "a los principios básicos de la democracia".

La respuesta, en opinión de Pastrana, es compleja, y es necesario dar la batalla en varios frentes, "porque la represión penal no basta".

"Por su aumento, preocupan los llamados 'combatientes terroristas extranjeros'(CTE) que retornan, subraya Pastrana, que señala que, de acuerdo con las estimaciones, "de las más de 5.000 personas que desde la UE viajaron a Siria, cerca de un 30 % han vuelto".

"Esta amenaza llevó en 2015 a la reforma del arsenal jurídico europeo de lucha antiterrorista, criminalizando actos preparatorios como la participación en asociación o grupo con fines terroristas, recibir (auto) adiestramiento o viajar al exterior con fines terroristas" prosigue Eva Pastrana.

La experta afirma que para prevenir "la estrategia apunta a detectar el riesgo y actuar antes de que comportamientos radicales se conviertan en crímenes" y considera esencial "que se involucren autoridades judiciales, fuerzas del orden y otros colectivos, como docentes, entrenadores deportivos, trabajadores sociales o personal sanitario", además de corporaciones tecnológicas.

En opinión de la directora del Programa HELP, otros grandes retos son "prevenir la radicalización en prisión (donde aún se duda entre aislar, dispersar o agrupar presos) y reintegrar a mujeres y niños que regresan de zonas de combate", tareas para las que son clave "la educación en valores y la formación de profesionales"

" Atajar el discurso de odio y favorecer la integración social de colectivos desfavorecidos (migrantes o jóvenes desempleados) reducirá la tentación de quien(es) se siente(n) excluido(s) de adherirse a causas o grupos violentos. Prevenir siempre es mejor que curar", concluye Eva Pastrana.

Lo más