Una célula francesa también quería atentar en Cataluña

Así lo ha contado un preso por los atentados de Cataluña al oír cómo tres miembros de la célula comentaron que había otro grupo en Francia que tenía pensado atentar en Lloret de Mar

ctv-hxz-sagrada-familia

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 19:44

Mohamed Houli, uno de los presuntos terroristas encarcelados tras los atentados de Barcelona y Cambrils, oyó cómo tres miembros de la célula comentaron que había otro grupo en Francia que tenía pensado pasar a España por Andorra y atentar en Lloret de Mar (Girona).

Houli, que sobrevivió a la explosión que se registró en la casa de Alcanar (Tarragona) en la que la célula estaba preparando explosivos y que fue detenido tras los ataques del 17 de agosto, manifestó en prisión que quería explicar una serie de cosas que no había contando a la Policía y que lo hacía porque tenía "miedo por su familia".

En su declaración, recogida en el sumario de la causa de los atentados, a la que ha tenido acceso Efe, señaló que el objetivo "principal" de la célula de Ripoll era la Sagrada Familia en Barcelona, pero que había escuchado que otro grupo pensaba atacar Lloret de Mar.

Según su relato, Younes Abouyaaqoub , el autor del atropello mortal de Las Ramblas y abatido días después por los Mossos, y Omar Hychami que fue abatido en Cambrils estuvieron en su casa después de un viaje a Marsella y a París.

Se fueron juntos a la casa de Alcanar y allí oyó una conversación de los dos con Youssef Aallaa, que murió en la explosión del chalé, sobre dos hombres que hacían viajes a Francia y a Bélgica y que se movían mucho con el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, considerado el cerebro de los atentados y también muerto en la explosión.

Según escuchó, esos hombres "eran los que mandaban por él", eran "gente de dinero" y les iban a ayudar. "Otra cosa que les oí decir, que es por lo que tengo miedo, por mi familia, es que decían que no estábamos solos, que conocían a otro grupo. Que el Imam conocía a otro Imam que tenía otro grupo como nosotros, de ocho o nueve personas. Ese grupo era de Francia y que tenían pensado pasar a España por Andorra, comprar armas y atentar en Lloret de Mar. Querían atentar contra el Ayuntamiento y la Policía", declaró.

No tenía más detalles, ni sabía si iba a ser una acción coordinada con la célula de Ripoll."El objetivo principal de nuestro grupo era la Sagrada Familia. La forma de hacerlo no nos lo habían dicho. Creo que esperaban al último momento para indicarnos la forma, el día y la hora. No sé si había más objetivos, creo que esperaban a decírnoslo en el último momento y lo que teníamos que hacer cada uno", aseguró.

Houli también escuchó que el imán tenía algo guardado "en los agujeros de la montaña". Es Satty no estaba entonces en la casa, pero llamó y, según la versión de Houli, debió ordenar a sus tres compañeros que prepararan un cinturón explosivo, algo que se pusieron a hacer. Después llegó el imán y, según su versión, hasta que se produjo la explosión estuvo delante del ordenador y escribiendo en árabe en un papel.El imán, según su relato, era el líder del grupo; tenía un móvil Nokia y varias tarjetas SIM, alguna de una compañía de telefonía belga.

De las declaraciones de varios testigos que lo conocieron cuando era imán en una mezquitas de Castellón -están recogidas en el sumario- se desprende también la ascendencia de Es Satty y su ascendencia sobre los jóvenes de la célula terrorista; era "el que mandaba en el grupo" y "tenía mucha capacidad de influir y manipular".

Según Houli, antes de ocupar el chalé de Alcanar intentaron alquilar una casa rural por la zona de Ripoll, pero no encontraron ninguna. En Alcanar, explicó, había unos cincuenta sacos de unos tres a cinco kilogramos de explosivo, metidos en fundas de almohada.

Lo más