PALENCIA

Ponce no se concede un respiro

Dos orejas al cuarto toro, tras una faena de rabia novilleril, han permitido este jueves a Enrique Ponce salir a hombros en el tercer festejo de la Feria de Palencia.

Enrique Ponce en su salida a hombros en el tercer festejo de la Feria de San Antolín de Palencia. EFE

Enrique Ponce en su salida a hombros en el tercer festejo de la Feria de San Antolín de Palencia. EFE

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:37

El primer toro de la tarde propició a Enrique Ponce, veintiocho temporadas en activo, un toreo a placer, y así lo hizo el maestro valenciano en una faena en la que utilizó con primor la muleta en series con ambas manos. Faltó emoción porque el toro, en posesión de muchas virtudes, pecó de mucha sosería. El presidente, muy dadivoso en las dos primeras corridas de la feria, no tuvo a bien conceder una oreja mayoritariamente solicitada.Herido en su amor propio, salió a torear el cuarto de la tarde con arrojo de principiante y realizó una faena tan larga como vibrante en la que hubo tanta elegancia como pasión, tanta estética como torería, que coronó con una gran estocada.A fuerza de porfiar, logró Perera meter en la muleta a su primer enemigo, un toro que manseaba sin disimulo. Pese a ello, el diestro pacense logró enjaretar una faena tan pulcra como de escaso relieve. Cambió la decoración en su segundo, al que aplicó un gran trasteo antes de finalizar con unos escalofriantes 'arrimones' marca de la casa. La espada le privó de un triunfo mayor.Careció de relieve la labor de Talavante a su primer oponente, un toro con mucha movilidad y al que el diestro pacense no terminó de cogerle el aire. En el último de la tarde, la faena de Talavante estuvo presidida por la verticalidad y quietud, el valor y la verdad, pero la espada y el descabello no estuvieron a la altura de las circunstancias.

FICHA DEL FESTEJO

Palencia, jueves 3 de septiembre de 2015. 3ª de Feria. Algo más de media entrada.

Toros de Alcurrucén, bien presentados y de desiguales de hechuras. Manso el segundo, han sido manejables el primero, tercero y sexto. Han ofrecido un gran juego el cuarto y quinto, ambos muy aplaudidos en el arrastre.

Enrique Ponce, saludos tras aviso y dos orejas tras aviso.

Miguel Ángel Perera, saludos y oreja.

Alejandro Talavante, silencio y ovación tras aviso.

Lo más