Reunión en Valencia con el President

La patronal cerámica ASCER muestra a Alberto Fabra las preocupaciones del sector

El presidente de ASCER, Isidro Zarzoso; el vicepresidente José Castellano; y el Secretario General de ASCER, Pedro Riaza, han mantenido una audiencia en el Palau de la Generalitat con el presidente Fabra en la que el nuevo presidente de la Asociación, elegido en noviembre, ha presentado sus respetos a Fabra.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:55

En la reunión, los representantes de ASCER han traslado las principales inquietudes del sector entre las que destaca la grave preocupación de la industria azulejera ante las consecuencias de la reforma eléctrica y su impacto en la cogeneración y actividad.   La cúpula directiva de ASCER ha compartido con el presidente de la Generalitat los últimos datos de la situación de la industria –con una alta concentración en la provincia de Castellón- que cada vez más se sustenta en las exportaciones por lo que cualquier aumento de costes en un entorno altamente competitivo puede lastrar las ventas al exterior y dejarles fuera del mercado.   A este respecto se ha incidido una vez más en gran preocupación e inquietud existente en el sector ante el previsible impacto de la reforma eléctrica en sector, y en especial en la cogeneración. Las últimas medidas adoptadas en materia energética por parte del Gobierno central, castigan a un sector altamente eficiente energéticamente y cuyos sistemas de cogeneración tienen un aprovechamiento energético superior al 85%. Es por ello necesario tener en consideración a un sector competitivo, exportador y generador de empleo, que utiliza la cogeneración en su proceso industrial de forma muy eficiente energéticamente y articular los mecanismos para no perjudicar a esta industria vital para la economía de la Comunidad Valenciana.   En la reunión, se ha expuesto el impacto económico que las últimas medidas han representado para la cogeneración y que se pueden cifrar en 62 millones de Euros anuales. Este impacto es inasumible en la actual situación del sector, en la que cualquier empeoramiento de la coyuntura puede abocar al sector una enorme pérdida de competitividad insalvable frente a los otros países productores llevando al sector a pérdidas y, consecuentemente, al cierre de empresas y pérdida de empleo.   El sector cerámico español ha sufrido un fuerte impacto a raíz de la crisis económica global, y de la construcción en particular, con una pérdida de 12.000 empleos directos y un quinto de las empresas. A pesar de ello, la industria se ha renovado, orientando sus ventas al exterior, ajustando sus costes y su estructura, para lograr ser sostenibles en el tiempo y continuar siendo competitivos.   ASCER insiste en que la industria no debería pagar las consecuencias de una ineficaz política energética ya que no es responsable del grave problema que ha generado con el déficit de tarifa. Es necesario que el Gobierno diseñe y establezca una política energética de largo plazo, eficiente y sostenible, que permita el desarrollo de la actividad industrial de forma ordenada, sin sobresaltos, y sin un continuo cambio de criterios que invaliden importantes decisiones inversoras que pueden acabar llevando a la ruina a nuestras empresas. La cogeneración, y especialmente la de alta eficiencia, debe ser nuevamente reconocida y valorada, recuperando un régimen retributivo razonable.

Lo más