#SANISIDRO2015 | 5ª DE FERIA

Muchos kilos y poca casta

Decepcionó la corrida de Pedraza de Yeltes por su descastado y apagado comportamiento. Corrida muy castigada en varas que llegó sin vida al último tercio. Sólo destacaron la disposición de Paco Ureña, volteado en varias ocasiones, y una templada labor de Juan del Álamo.

Momento de la voltereta que sufrió Paco Ureña mientras toreaba a su primer Pedraza?. EFE

Momento de la voltereta que sufrió Paco Ureña mientras toreaba a su primer 'Pedraza?. EFE

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 18:37

Llegaba a Madrid Pedraza de Yeltes con gran cartel después de sus éxitos en Francia, o el gran toro que lidió el año pasado en el Desafío Charro de la Feria de Salamanca. Pero los 'pilarones' de los hermano Uranga pincharon en su regreso a Las Ventas. No han funcionado las dos corridas que ha lidiado el hierro salmantino en el Foro. Ni la de su debut en San Isidro hace ahora dos años ni la de hoy. Lejos quedan los recuerdos de aquella notable novillada jugada en 2010 en lo que fue su toma de antigüedad. Corrida enorme de volumen, pero bien hecha, muy en el tipo pero de escaso motor para mover tan pesada carga. Todos los toros tuvieron su punto de nobleza, pero a todos se les acabó la gasolina antes de tiempo también. En parte por el duro castigo infringido en el caballo.Grandón, muy 'aldeanueva' salió el primer torazo de Pedraza. Había que tener fondo para mover ese esqueleto. Y lo hizo el toro pero con escasa clase. Que su casta no era brava si no mansa lo cantó cuando salió de najas del caballo. Más bravucón que entregado en el peto. Después tuvo cierto celo en los engaños pero siempre tendiendo tendencia a salir desentendiéndose tras el segundo muletazo. Javier Castaño planteó faena en el tercio y a media altura, sin terminar de apretar por abajo. Se aburrió el toro de tanto trapazo y acabó acortando sus viajes.Se dio poca coba Castaño con el enorme pero hechurado quinto, un toro que derribó con estrépito a Tito Sandoval pero que pronto echó la persiana cuando llegó al último tercio. Siempre metiéndose por dentro, tampoco tuvo enfrente por parte de Castaño la actitud necesaria para que allí hubiese pelea. Otro toro en tipo fue el segundo, que empujó con pocos brío en el peto y que llegó con poca vida al último tercio. Paco Ureña buscó justificarse con un trasteo voluntarioso sin más, buscando provocar la embestida de un bicho con pocas ganas de hacerlo. Por insistir, y cuando citaba al natural, el bruto se fue directo al cuerpo. Un milagro que el pitón no calase. Abundó el murciano en el toreo de cercanías, insistente por sacar agua de un pozo seco de casta. ¿Purga de pecados no muy lejanos?. A punto estuvo de levantarle los pies del suelo otra vez el toro. Esfuerzo del torero de Lorca y estocada que viajó algo baja. El de Lorca pasó por su pie a la enfermería.Tuvo sensibilidad el público de Las Ventas ovacionando a Ureña cuando salió a matar al sexto al correrse turno y ya con mucha gente en desbandada de plaza. Pero el toro, ya con la tarde en barrena, no aportó nada nuevo a la descastada corrida de Pedraza. Ureña se quiso relajar primero, después más abierto el compás intentó empujar para adelante al toro. Pero ni lo uno ni lo otor tuvo recompensa final. Incluso pudo acabar la historia cuando por intentar de nuevo un arrimón final el torero cayó en la misma cara del toro. De nuevo el quite del Santo Patrón evitó la cornada.Alto de viga era el tercero, un toro que tuvo mucha nobleza aunque le faltó mayor humillación en sus embestidas. La faena de Juan del Álamo tuvo la virtud del temple, pero también se echó en falta ajuste y gobierno en la muleta. Además, se empeñó en alargar la faena cuando al toro le comenzó a faltar fuelle. Bajó la intensidad de la labor del salmantino y se enfrío del todo con la estocada caída y tendida que recetó. Al correr turno Ureña, Del Álamo mató el segundo toro de su lote en quinto lugar. 639 kilos de toro que no vinieron acompañados de casta y movilidad. Apuntó cosas buenas con el capote pero su falta de fuelle las consecuencias de un primer puyazo fuerte se evidenció pronto en la faena de muleta de Juan, al que le fue imposible levantar su obra.

FICHA DEL FESTEJO

Madrid, martes 12 de mayo de 2015. 5ª de Feria. Dos tercios de plaza.

Toros de Pedraza de Yeltes, bien presentados, muy voluminosos pero entipados. Conjunto bajo de raza y de juego muy apagado en el último tercio. 3º, noble aunque sin humillar, ovacionado y 4º aplaudido en el arrastre.

Javier Castaño, silencio y silencio tras aviso.

Paco Ureña, silencio y silencio.

Juan del Álamo, división al saludar tras aviso y silencio.

Parte médico de Paco Ureña: "Puntazo sobre cresta iliaca derecha y puntazo con hematoma en músculo anterior izquierdo. Pronóstico leve"

Lo más