Más directos

Mas: "No habrá querella, amenaza o miedo que pueda frenar el anhelo de miles de personas"

El Presidente de la Generalitat en funciones también ha advertido que sin investidura el proceso catalán quedará "encallado".

Artur Mas. Reuters

Artur Mas. Reuters

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 12:13

Artur Mas ha advertido  de que en el proceso para culminar el "gigantesco" reto de la independencia se necesita "a todo el mundo que crea" en el proyecto, porque en esta transición "de la autonomía al Estado" en 18 meses "no sobra nadie". El candidato de Junts pel Sí para la presidencia de la Generalitat se ha expresado así en su discurso en el Parlament para su investidura, sin contar por el momento con el apoyo necesario del otro grupo independentista de la cámara catalana, la CUP. En un mensaje implícito dirigido a la CUP, Mas ha apuntado que las elecciones del 27S "han sido un punto de inflexión, las cosas han cambiado y mucho, Cataluña es un país en movimiento" y "hay un movimiento dinámico y transversal, que desea la libertad por encima de las ideologías y de las siglas de partidos". Artur Mas, ha advertido también en un mensaje velado a la CUP, que el proceso catalán quedará "encallado" al menos "durante un tiempo" si no se inviste president y, por tanto, no se constituye gobierno. "Sin investidura no hay Govern definitivo y, consecuentemente, el proceso queda encallado, al menos durante un tiempo. No se entendería de ninguna manera que tuviéramos un Parlament plenamente operativo, como tenemos, conviviendo con un gobierno que deriva de la anterior legislatura y que precisamente por eso está en funciones", ha afirmado. En su discurso, Mas ha recurrido a una metáfora marinera al asegurar que "si no hay suficiente sintonía entre el timón y las velas, puede pasar que la embarcación vuelque y no se pueda enderezar". El líder de CDC ha concluido con esta metáfora marinera su discurso de investidura, de una hora y media de duración y que sólo han aplaudido de forma manifiesta los diputados de Junts pel Sí. Después de semanas de negociaciones discretas para su investidura que no han conseguido ablandar el 'no' de la CUP a su candidatura para seguir presidiendo la Generalitat, Mas ha sido tajante: en este proceso, ha dicho, "no sobra nadie, lo repito, no sobra nadie". Mas ha defendido que el proceso soberanista no es "contra España" sino a favor de "soluciones beneficiosas" para todas las partes, al tiempo que ha asegurado que "hay margen para el diálogo y la negociación" si el Estado deja de "dinamitar puentes de entendimiento". "Estamos legitimados para buscar un nuevo Estado y tenemos una mayoría, no para gestionar la autonomía cada vez mas escasa que tenemos, sino para construir un nuevo Estado" en el plazo de 18 meses que prevé la hoja de ruta de Junts pel Sí (JxS), ha añadido. También se ha mostrado partidario de "combinar el uso de la autonomía limitada y recortada que tenemos con la construcción del nuevo Estado", puesto que "nadie entendería que el Govern renunciara a los instrumentos de que dispone para garantizar una vida mejor a nuestros ciudadanos" mientras "nos dotamos de los instrumentos de un Estado". "El reto -ha subrayado- es gestionar la autonomía y construir un Estado, y esta legislatura tiene que servir para transitar de la autonomía al Estado, cada día menos autonomía y cada día más estado". El candidato de JxS a la reelección también ha apuntado que "todos los que quieran un referéndum lo tendremos, el de ratificación de una Constitución catalana en la elaboración de la cual todos estamos llamados a participar". Asimismo, ha denunciado que las querellas del 9N son la expresión de la "prepotencia, la miopía política y el orgullo imperial de un Estado" que "no habla ni negocia lo que no le gusta" y actúa con "tics predemocráticos": "¿Quién quiere vivir en un Estado como este?", ha denunciado. Empleando el castellano para dirigirse al conjunto de España, ha acusado asimismo al Estado de perseguir "criminalmente a los que promueven urnas", tratar "a demócratas como delincuentes" y usar "las leyes y los tribunales para acallar la democracia, no para canalizarla".Mas: "No habrá querella, amenaza o miedo que pueda frenar el anhelo de miles de personas"

Lo más