La hora de la verdad para el planeta y para los pobres

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 12:44

A pocos días de la Cumbre del Clima que comienza el lunes en París, el Papa lanzó ayer desde Nairobi un apremiante llamamiento a la comunidad internacional para que sea capaz de alcanzar un acuerdo eficaz para frenar la degradación del planeta, un proceso –recordó Francisco– que afecta de manera especial a las poblaciones más pobres. Desde la publicación de la encíclica Laudato si, el Papa se ha convertido en un referente universal en la defensa del medioambiente. Al mismo tiempo, este documento ha dado un sensible giro a los debates, acentuando la dimensión social. No basta con un tratado sobre emisiones de carbono; el acuerdo que sustituya al de Kioto debe promover una concepción integral del desarrollo humano.La Iglesia tiene mucho que aportar, en primer lugar, al resaltar la dimensión moral del cuidado de los demás y del medioambiente. Vivimos un momento crítico, como recordó ayer Francisco. Esta generación debe elegir entre ser «recordada como una de las más irresponsables de la historia», o bien como la que inauguró un nuevo modelo de desarrollo sostenible, respetuoso con el planeta y solidario, en sus estilos de vida, con el conjunto de la familia humana.

Lo más