AVES MARINAS

Un estudio usa aves para medir las corrientes marinas y los vientos locales

Utilizar las aves que navegan a la deriva en la superficie oceánica mientras están en reposo -un comportamiento denominado rafting- podría servir para medir las corrientes superficiales y los vientos locales del mar balear, según un estudio publicado hoy en Scientific Reports.,Hasta el momento, las corrientes superficiales del mar balear se han estudiado cruzando los datos registrados por boyas, radares costeros de alta frecuencia con datos obtenidos por satélite.,Ahora, u

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:24

Utilizar las aves que navegan a la deriva en la superficie oceánica mientras están en reposo -un comportamiento denominado rafting- podría servir para medir las corrientes superficiales y los vientos locales del mar balear, según un estudio publicado hoy en Scientific Reports.

Hasta el momento, las corrientes superficiales del mar balear se han estudiado cruzando los datos registrados por boyas, radares costeros de alta frecuencia con datos obtenidos por satélite.

Ahora, un estudio internacional liderado por Antonio Sánchez-Román, del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (CSIC-UIB), sugiere que los desplazamientos de las aves ofrecen una información "igual de fiable" que la recogida por dispositivos tecnológicos.

El trabajo se ha hecho en colaboración con investigadores de la Universidad de Grenoble (Francia) y la Universidad de Washington (EE.UU.), y de la organización ecologista SEO/BirdLife.

Para el experimento, se instalaron dispositivos GPS en 75 ejemplares de pardela cenicienta (Calonectris diomedea) se registraron datos sobre las corrientes y los vientos de la superficie oceánica en las islas de Mallorca, Menorca y Columbretes (archipiélago situado frente a la costa de Valencia).

El estudio constató que este tipo de aves pasan el 10 por ciento del tiempo en rafting y el 90 por ciento restante en viajes de búsqueda de comida, alimentación, incubación y cría de pollitos.

Además, al comparar los datos obtenidos a partir de las aves y los registrados por satélite, constataron que eran "similares".

Los investigadores defienden que el uso de aves marinas para medir las corrientes superficiales supondría un considerable ahorro energético y económico pero, además, permitiría conocer más datos sobre los periodos de reposo de las aves en la superficie del mar, un comportamiento que apenas se ha estudiado.

Además, utilizar animales permitiría obtener información del mar en zonas poco muestreadas mediante técnicas tradicionales debido a su falta de viabilidad desde un punto de vista técnico.

"Un mayor conocimiento de la dinámica del mar balear ayudará no solo a una gestión más eficaz del entorno marino sino también a una mayor protección frente a la presencia y dispersión de contaminantes", concluye Sánchez Román.

Lo más