COPE

CIENCIA ISLAS

Cuatro investigadoras CSIC logran ayuda del Consejo Europeo de Investigación

Cuatro investigadoras del CSIC, una de ellas del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, Imedea, radicado en Mallorca, han obtenido ayudas del Consejo Europeo de Investigación para proyectos que estudian los circuitos neuronales, internet, la arqueobotánica medieval y los ecosistemas insulares.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:56

Cuatro investigadoras del CSIC, una de ellas del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, Imedea, radicado en Mallorca, han obtenido ayudas del Consejo Europeo de Investigación para proyectos que estudian los circuitos neuronales, internet, la arqueobotánica medieval y los ecosistemas insulares.

Las ayudas, denominadas "Advanced Gran", dotan a cada proyecto de una financiación de 2,5 millones durante 5 años, ha explicado el Imedea en un comunicado. Las ayudas son para desarrollar proyectos pioneros y de alto riesgo, forman parte del pilar de ciencia excelente del programa de investigación e innovación "Horizonte Europa" y en esta edición beneficiarán a 253 científicos, 13 de ellos en España.

Al frente de uno de los proyectos seleccionados está la investigadora del Imedea (CSIC-UIB) Anna Traveset. Las demás seleccionadas son Guillermina López Bendito, del Instituto de Neurociencias de Alicante (IN-CSIC-UMH); Marisol Martín, del Instituto de Micro y Nanotecnología (IMN-CNM-CSIC) y Leonor Peña-Chocarro, científica del Instituto de Historia (IH-CSIC).

El proyecto de Traveset, "Islandlife", es "el estudio más completo realizado hasta el momento de las redes ecológicas multicapa en ecosistemas terrestres, evaluando muchos tipos de interacciones entre especies simultáneamente".

El proyecto se centra en cinco archipiélagos: dos en la zona tropical (Galápagos y Seychelles), dos en la zona templada (Baleares y Canarias) y uno en el ártico (Svalbard).

"Por primera vez, se va a comparar la estructura de la red trófica de islas prístinas, o poco perturbadas, de pocos kilómetros, con áreas de tamaño similar en islas cercanas y habitadas por el hombre, para comprender los efectos del cambio global en estos valiosos ecosistemas", explica Traveset.

Combinando observaciones directas en el campo, monitoreo de vídeo automatizado, técnicas moleculares de vanguardia y nuevos modelos de coextinción, el proyecto persigue desvelar la biodiversidad de estos ecosistemas, comprender su complejidad y evaluar su fragilidad ante los factores de cambio global, principalmente las invasiones biológicas.

"Además, el muestreo replicado a lo largo de las diferentes latitudes permitirá testar nuevas hipótesis biogeográficas con unas bases de datos excepcionales", apunta Traveset.

Por su parte, el proyecto "Spontsense", que dirige Guillermina López-Bendito, trata de entender los mecanismos implicados en la especificación de los circuitos sensoriales en el cerebro en desarrollo.

"Queremos determinar si estos circuitos se generan con una especificidad que determina su función o si la adquieren durante el desarrollo embrionario, y conocer cuáles son los procesos y los mecanismos que están implicados", detalla la científica.

El proyecto Powerbyu, sobre el denominado "internet de todo" busca solucionar los límites a su potencial que supone la necesidad de emplear baterías, que requieren recarga o reemplazo frecuente.

La iniciativa pretende "obtener generadores termoeléctricos flexibles (TEGs) y eficientes que sean capaces de generar energía suficiente para alimentar los dispositivos electrónicos portátiles como los sensores médicos para medir las constantes vitales de los individuos, que permitan mejorar la calidad de vida y anticipar, por ejemplo, un ataque cardíaco, o bien los GPS y los relojes inteligentes, entre otros", explica Marisol Martín.

"Nuestro propósito -añade la científica- es usar el calor que desprenden los seres humanos para generar suficiente energía eléctrica y evitar la recarga de manera externa de los dispositivos electrónicos".

El proyecto "Medapp" que tiene como objetivo estudiar los recursos vegetales en época medieval (500-1100 d.C.) en la península Ibérica.

"La finalidad es explorar la diversidad de especies vegetales utilizadas por las comunidades cristianas, islámicas y judías y su gestión, así como documentar la llegada y el origen de nuevas especies y variedades como, por ejemplo, los cítricos, el arroz o las especias", detalla Leonor Peña-Chocarro.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Mediodía COPE

Mediodía COPE

Pilar García Muñiz

Escuchar