BALONCESTO | El Bball Córdoba muestra orgullo ante un Unicaja reforzado

El conjunto de Júnior marcha siempre a remolque en el marcador tras un potente inicio de los malagueños

Lo intentó hasta el final, pero el duelo ante el Unicaja representaba una escalera de dificultades para el Bball. Primero, por la fecha. El jugar entre semana permitió a los malagueños contar con hombres que en las últimas fechas actúan con el equipo de LEB, el Clínicas Rincón. En segundo lugar, porque esos jóvenes que están “a caballo” entre las dos competiciones ofrecieron su perfil más brillante. El regreso de Paco Alonso resultó, en este aspecto, fundamental. Terminó con 20 puntos. El cuadro de Júnior no pudo consumar la sorpresa y se queda con un balance de 6-8 en la tabla, asentado en la zona media.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:54

Con lo mejor de su arsenal de cantera, y con el estímulo del técnico del primer equipo de ACB, Joan Plaza, presenciando el partido en la grada, los locales salieron disparados. Un 9-0 de salida dejó tambaleante el Bball, que se vio incapaz de contener el juego de alta intensidad de los jóvenes del Unicaja y el liderazgo de Paco Alonso, un jugador que marca diferencias en esta Liga EBA. Los de Júnior se fueron reponiendo poco a poco, aunque nunca consiguieron neutralizar por completo la ventaja. En la dirección, Jesús Gama no se encontraba cómodo y en general no había fluidez en el juego. Tampoco Arturo López, un puntal clave del Bball, veía aro. Se perdían balones y el Unicaja penalizaba esos errores con canastas rápidas. En esos instantes se dejó sentir el peso de Adrian Bowie, que encabezó una remontada inconclusa (21-17) que sirvió más en lo anímico que en lo deportivo. El primer cuarto finalizó con 26-17. En el segundo tiempo continuó la tónica de dominio del Unicaja, con mucho acierto en el tiro y muy listo para aprovechar cualquier despiste del Bball. El duelo exigía un nivel duro y constante y los de Júnior lo ofrecieron en algunos momentos, aunque cada vez que flaqueaban llegaban los de Leandro Ramírez para pegar fuerte y dar un nuevo tirón. Con 50-36 se llegó al intermedio. El Bball no se rindió. A pesar de que no conseguía neutralizar la ventaja, apretaba para acercarse gracias al buen papel de Bowie, Javi Franco y Pepe Varo, especialmente. También Tasio se peleó bajo los aros contra la batería de interiores del Unicaja. Todos tenían que aportar. Hasta llegó a salir el joven Antonio Cabrera, que sigue fogueándose con vistas al futuro. El Bball se colocó con 59-53, pero el Unicaja volvió a escaparse hasta los diez de ventaja (69-59) para cerrar el penúltimo cuarto. En el último, el Bball mostró su carácter. Con el Unicaja defendiendo todo el tiempo en zona, el equipo cordobés encontró la vía para hacer daño con el tiro exterior y fue limando las distancias ante la perplejidad. A 1:30 del final se colocó con 79-74, pero ya no pudo más. Al final, 81-75 en un partido muy complicado ante un rival que, con todos sus jugadores disponibles, sí es un aspirante al play off. El Bball aguarda ya su próximo partido, que será el próximo domingo a partir de las 13:00 horas en la pista del líder Morón. Otro hueso.

Lo más