El único superviviente se recupera

Concluye rescate de montañeros

Los cadáveres de dos espeleólogos españoles que cayeron a un barranco del Atlas marroquí fueron recuperados este martes mientras el único superviviente del accidente, el policía Juan Bolívar Bueno, se recupera en una clínica.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:30

Según explicó a Efe Zubeir Bouhout, director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, la provincia donde se produjo el accidente, los cuerpos de Gustavo Virués y José Antonio Martínez fueron sacados hoy del fondo del barranco al filo del mediodía, si bien no podrán ser trasladados aún a causa del mal tiempo. La operación ha sido muy complicada debido a la orografía del barranco donde habían caído, de una profundidad de 400 metros y con paredes muy estrechas, pues en algunos tramos la separación es de apenas 40 centímetros. Bouhout añadió que las operaciones de rescate de hoy fueron realizadas por efectivos de Protección Civil y de la Gendarmería Real (policía rural) de Marruecos, en colaboración con agentes españoles especializados, miembros del Servicio de Montaña de la Guardia Civil y de los Grupos Especiales de Operaciones de la Policía Nacional. El traslado de los cadáveres de los dos españoles fallecidos a Uarzazate, que se preveía para hoy, deberá esperar a que mejoren las condiciones meteorológicas, según un responsable del ministerio de Sanidad. Un helicóptero con víveres salió hoy desde la ciudad hasta el campamento donde se centralizan las operaciones de rescate, según explicaron a Efe fuentes de la Gendarmería de Uarzazate. El único superviviente, Juan Bolívar Bueno, fue visitado esta misma mañana en la Clínica Chifa, donde se recupera, por el cónsul español en Casablanca, del que depende la demarcación de Uarzazate. Bolívar, agente de la escala básica de la Policía, de 27 años, el se encuentra en buen estado físico pero sufre de hipotermia y de estrés postraumático tras el accidente. Se desconoce en qué momento regresará Bolívar a España, pues ha pasado el día sedado y necesitará "varios días" de reposo en Uarzazate, según dijeron a la prensa sus allegados. En España fueron hoy numerosas las voces que criticaron la lentitud de las autoridades marroquíes en la gestión de la operación de rescate, así como su tardanza en otorgar los permisos necesarios de entrada en el país al operativo español de rescate, que tardó casi 48 horas en obtenerlo. A modo de respuesta, el director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, Zoubir Bouhoute, lamentó la imprudencia de los tres montañeros españoles al "aventurarse en una zona sin un guía profesional y sin material de detección (GPS)". Bouhoute precisó también que el rescate de Bolívar se produjo gracias a los esfuerzos de los efectivos marroquíes de la Protección Civil y Gendarmería Real, que actuaron antes de la llegada de los especialistas españoles. El presidente de la Federación Española de Espeleología, Juan Carlos López Casas, dijo que en su opinión "no ha habido negligencia ni de España ni del Gobierno marroquí" y precisó que los protocolos y trámites de permisos se ralentizan cuando se trata de cuerpos de seguridad de un Estado. Casas cree no obstante que sucesos como el ocurrido en Marruecos hubiera tenido otro desenlace en España. Los dos muertos en el accidente son el inspector jefe de la Policía Nacional José Antonio Martínez, granadino de 41 años destinado en Almería, y Gustavo Virués, gaditano de la misma edad. Los tres españoles habían viajado al sur de Marruecos en un grupo organizado procedente de Sevilla, compuesto por nueve personas. Se separaron del grupo el lunes 30 y quedaron en encontrarse esa misma tarde o el martes pero, tras no saber nada de ellos, el jefe de la expedición presentó una denuncia el 1 de abril ante la Gendarmería marroquí y avisó al Consulado

Lo más