Cosas de Radio Patio: "No quiero que acabe Julio, pero Agosto me hace ilusión"

Cinta Molina: No quiero que acabe Julio, pero Agosto me hace ilusión

 

Técnico de sonido COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 10:12

Radio Patio es una montaña rusa. Subes despacito, pero nervioso, porque no sabes lo que te espera arriba. Llegas al punto más alto, y todo se acelera, coges velocidad y ya, sin parar hasta el final. ¡Como mis vacaciones! Sin darnos cuenta, ha llegado el final de Julio. Según mis hijos, no es justo que cuando lo estás pasando bien pase el tiempo tan rápido. Para ellos, cualquier momento de alegría ó diversión pasa rapidísimo, como “si una hora sólo fuera un minuto” dicen. Son muy exagerados.

Llegamos al sur sin saber qué nos depararía el verano. Alicia, preadolescente, dijo el primer día, que ella no iba a hacer amigos, no estaba muy sociable. Javier, con 8 años, no dijo nada, se empezó a arrimar a los niños que jugaban al parchís ,después de darse un baño en la piscina. Al día siguiente, todos los menores de 16 años, hacían planes juntos, organizando partidas de dominó, parchís y cartas, importándoles bien poco, cualquier tipo de actividad organizada por adultos. Y es estupendo verles socializar.

Y en nuestra andadura sureña, paramos en Nerja y buscamos el Barco de Chanquete, La Dorada 1ª. Y lo encontramos. Y tuve que explicar a mis pequeños, que hubo una serie, memorable, la serie de los veranos de mi generación, en la que se contaban las aventurillas de una pandilla de amigos que se juntaban en verano en la playa. Verano azul. Nuestro verano azul. Y tuvimos que buscar en YouTube la banda sonora, y ver a Chanquete y el barco. Me sentí mayor, pero contenta de observar su interés.

El tema de conversación de los niños fué el eclipse de Luna, la luna de sangre. El rato divertido fué escucharles prepararse para el evento, lo que creían que iban a ver, lo que, el listillo de turno, les hacía creer. Bendita imaginación. Y salió la Luna y les dolía el cuello de mirar al cielo. Siempre mejor que les doliera de mirar hacia abajo, hacia la tablet. Todos quieren pedir a los Reyes Magos un telescopio para ver Marte. Por pedir...

En el chat de mis queridas amigas celebramos varios santos, con nuestras dudas sobre el santoral. Habrá que consultar al Pater. Aparecieron “lunas de sangre” ibéricas. Chorizo del bueno. Y a renglón siguiente, los socorristas. Llegadas a ese punto, tuvimos que pedir a Cris que dejara todo para encarrilarnos de nuevo. Y a Pi, que aprovechara ella, que era la única que podía mirar sin pecar.

Hemos tenido tanta suerte, que hasta hay exhibición de aviones en la playa, con su fiesta previa y posterior. Mientras esperamos que sobrevuelen nuestras cabezas , haciendo piruetas, hemos vuelto a soñar con ir a sitios lejanos, en avión.

No quiero que acabe Julio, pero Agosto me hace ilusión. En Julio conocimos gente nueva, dentro y fuera de la radio, en lo profesional y en lo personal. En Julio tenemos que despedir a amigos, de aquí y allá, nuevos y de los de siempre.

¿Agosto nos sorprenderá? Espero que para bien.

Lo más