Previo a la cesión

Benicarló y Vinaròs consensúan con Fomento actuaciones de adecuación de la N-340

Los alcaldes de Benicarló y Vinaròs han acordado con la Demarcación de Carreteras la mejora del pavimento de la antigua N-340, la limpieza de las cunetas, una nueva señalización y algunas obras puntuales. Benicarló pedirá la construcción de tres rotondas, especialmente la que conectaría con la CV-135.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:17

Los alcaldes de Benicarló y Vinaròs, Xaro Miralles y Enric Pla, han explicado el alcance de la reunión mantenida ayer con el jefe de la Demarcación de Carreteras, Ismael Ferrer, para tratar los términos de la cesión de la N-340, que pasará a ser vía urbana después de la puesta en marcha de la variante. Un estudio sobre el estado del pavimento de la vía, la limpieza de cunetas, la instalación de una nueva señalización y obras urgentes como la instalación de rotondas provisionales son las actuaciones a que el Ministerio de Fomento se compromete a hacerse cargo, después de las peticiones de los municipios.   Estas actuaciones se realizarán antes de que la carretera pase a ser de propiedad municipal, en un periodo que se espera que no sea superior a cinco meses. La alcaldesa de Benicarló, Xaro Miralles, ha recordado la existencia de una orden ministerial del año 2005 que contemplaba el pago de 204.600 euros por kilómetro cedido de vía. Aun así, «nos han informado que esta orden ya está derogada y, por lo tanto, tienen que firmar convenios puntuales entre los ayuntamientos y Carreteras para recibir el vial en las mejores condiciones».   En el caso de Benicarló, el Ayuntamiento reivindicará al Ministerio la construcción de tres rotondas que mejoren el acceso y la seguridad de entrada y salida del municipio. En concreto, las rotondas estarían ubicadas en el acceso por el cuartel de la Guardia Civil, al enlace con la CV-135 y al acceso de la calle de Vinaròs (por el antiguo parque de bomberos). «Esperamos buena voluntad por parte de la Demarcación de Carreteras y que podamos tener lo más pronto posible estas tres rotondas, sobre todo la que enlazaría con la CV-135, que tiene que absorber todo el tráfico de salida de la variante», ha señalado la alcaldesa.   Los alcaldes han definido la reunión como «cordial pero también decepcionante, en el sentido que no puede formalizarse una cesión gratuita de la vía en las mejores condiciones, sino confiar en la buena voluntad del Ministerio de Fomento para ir logrando acuerdos sobre actuaciones puntuales». Se calcula que la realización de todas las mejoras pendientes podría ascender además de 8 millones de euros, en cada uno de los tramos, lo que se considera «inasumible» por parte de los municipios. Por eso, los alcaldes reclaman «la ayuda de todas las administraciones para poder realizar las obras necesarias para que el vial esté en condiciones».   En el transcurso del encuentro, los dos alcaldes han recordado que quedan pendientes proyectos de infraestructuras de ámbito comarcal, como la mejora de la N-232 en el tramo del puerto de Querol y La Torreta y la continuidad de la CV-10 desde la Jana hasta Tarragona. Sobre los errores en la rotulación de la variante, la Demarcación de Carreteras se ha comprometido a modificarlos.

Contenidos relacionados

Lo más