En La Tarde con Ángel Expósito

Agustín Cuevas, misionero salesiano en Centroáfrica: "No tenemos miedo, aquí todos los días hay tiros"

Agustín lleva en la República centroafricana desde 2011 y está acostumbrado a oir tiros por la mañana, por la noche, "no creo que nada de eso se interponga para que haya una bienvenida al Papa calurosa, afectiva y esperanzada".

Foto Reuters

Foto Reuters

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:45

Este domingo el Papa Francisco aterrizará en la República Centroafricana, uno de los países más convulsos del continente africano. La República Centroafricana tiene 4 millones y medio de habitantes y grandes recursos minerales – diamantes, oro, incluso uranio–. Precisamente el control de esos recursos es gran parte de los problemas que sacuden el país.Francisco Pasará 24 horas en lo que técnicamente es un estado fallido. Simplificando mucho, para que nos entendamos, hay dos grupos armados que  luchan por el control. Por un lado tenemos a los Seleka - que en sango, idioma que se habla en el país, quiere decir Alianza; está formado por musulmanes centroafricanos y mercenarios de Chad y Sudán del Sur. Por otro lado están los milicianos cristianos que son conocido como Antibalaka - en sango, antimachete -. El conflicto ha provocado que casi 1 millón de personas se hayan visto desplazados y busquen refugio en países vecinos como Chad, Camerún, República Democrática del Congo y Congo. Los que más sufren son los más pequeños que en la República Centroafricana además de ser víctimas de violencia, son reclutados de forma forzosa para combatir, los famosos niños soldados.Agustín Cuevas es misionero salesiano y lleva en el país desde el año 2011. Agustín además es un gran conocedor de la realidad africana porque desde 1973 ha recorrido Guinea Ecuatorial, Burkina Fasso, Chad y ahora, la República Centroafricana."Don Bosco se pondría a pensar y a actuar. Se pondría a rezar, hay que sentarse a pensar y reflexionar para ver por dónde se puede comenzar porque este país actualmente es un caos, sin Gobierno, sin Ejército, sin Policía, y lo que es peor sin valores. La vida vale muy poco, don Bosco debería sentarse con sus hermanos salesianos a ver que es lo poquito que se puede hacer porque no se puede arreglar todo el mundo"  reflexiona el misionero.¿Cómos son los habitantes de Centroáfrica, los niños con los que trabajáis? "Los niños son encantadores, cuando se tiene una relación afectuosa hacia ellos, cuando se les acoge, cuando se les respeta los niños son encantadores... pero los niños aquí están traumatizados porque han vivivo momentos, periodos de violencia, de miedo, de esconderse, sin escuela, sin juego y eso, eso marca a los niños, eso no se vé pero a lo largo marca a los niños", responde Agustín.¿Qué esperáis de la visita del Papa? "La gente espera un milagro porque no hay nadie que arregle esto ni las Naciones Unidas, ni tantos soldados, ni tanta cooperación ni tanta ong's... por eso la gente espera un milagro, sabemos que los milagros se realizan desde abajo, desde la base, Dios hace sus cosas, sus milagros a través de personas disponibles y generosas".Insiste el misionero salesinao, "la gente espera un milagro para que haya un poco de paz, de entendimiento, para moverse libremente por el país, por la ciudad, porque es imposible, hay tanta enemistad, tanto odio, tanta rencilla encima de uno y de otros que ... por eso se espera del Papa un mensaje de paz, de entendimiento, de diálogo, de convivencia".Pese a todo Agustín asevera, "no tenemos miedo, la gente de aquí confia la llegada del Papa, puede ser porque nos hemos acostumbrado a escuchar tiros, porque esta mañana había tiros, anoche había tiros. No creo que nada de eso se interponga para que haya una bienvenida al Papa calurosa, afectiva y esperanzada".Agustín Cuevas, misionero salesiano en Centroáfrica: "No tenemos miedo, aquí todos los días hay tiros"

Lo más