Boletín

Familia y nuevas tecnologías

Uno de cada cinco chicos entre 14 y 18 años realiza un uso problemático y abusivo de Internet

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 01:20

Uno de cada cinco chicos entre 14 y 18 años realiza un uso problemático y abusivo de Internet. Se trata de un fenómeno del que todavía hay pocos datos, pero todos los estudios coinciden en alertar de que las adicciones a las nuevas tecnologías se están disparando entre los menores, hasta el punto de que el Plan Nacional sobre Drogas lo ha convertido en una de sus líneas prioritarias de actuación.

El problema es que aquí no sirven estrategias como las que se han utilizado con el alcohol y las drogas. Las pantallas forman parte de la vida de los menores, ya sea para el ocio, las relaciones sociales o el estudio. El reto es educar en un uso moderado y responsable, tarea que corresponde en primer lugar a los padres desde la más tierna infancia, cuando el niño por sí solo es todavía incapaz de autoimponerse límites, pero vive ya rodeado de aparatos electrónicos. Los problemas crecen con la edad. A las amenazas como el abuso de videojuegos o de las redes sociales, se añade la avalancha de pornografía en internet. Esta, dicen los expertos, es, a menudo, toda la educación sexual que reciben los jóvenes, lo que les lleva a interiorizar una visión desenfocada de la sexualidad, que puede incluso derivar en patologías y conductas problemáticas. La pregunta es: ¿cómo se preparan las familias para afrontar todos estos retos, hasta hace poco desconocidos? A esta pregunta ha intentado responder el curso organizado hasta este domingo por la Subcomisión de Familia de la Conferencia Episcopal. La recomendación, en cualquier caso, es dedicar tiempo a los hijos. Y como siempre, echar mano de sentido común.

Lo más