AND-INMIGRACIÓN MEDITERRÁNEO

Susana Díaz: No se puede permitir actitud de ministros infames como Salvini

Sevilla, 13 jun (EFE).- La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha exigido una "respuesta contundente" de la Unión Europea (UE) tras la decisión del Gobierno italiano de cerrar los puertos del país al barco Aquarius con 630 inmigrantes, y ha apostillado: "No se puede permitir la actitud de ministros infames como (Matteo) Salvini".,"Hace falta, cuanto antes, una respuesta contundente, y a ministros infames como Salvini no se les puede permitir que, al final, triunfe esa actitud de dejar a la deriva

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:55

La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha exigido una "respuesta contundente" de la Unión Europea (UE) tras la decisión del Gobierno italiano de cerrar los puertos del país al barco Aquarius con 630 inmigrantes, y ha apostillado: "No se puede permitir la actitud de ministros infames como (Matteo) Salvini".

"Hace falta, cuanto antes, una respuesta contundente, y a ministros infames como Salvini no se les puede permitir que, al final, triunfe esa actitud de dejar a la deriva en el mar a seiscientas personas poniendo en peligro sus vidas", ha dicho en declaraciones a los periodistas en Sevilla.

Sobre la decisión del Gobierno español de acoger a estos inmigrantes, ha señalado que ha sido "una llamada clara y nítida a la responsabilidad de las instituciones europeas, que tienen que mirar al sur".

Sobre las críticas de la oposición en Andalucía, que ha reprochado a la presidenta de la Junta que no se pronunciara respecto a la acogida de refugiados en esta comunidad, ha subrayado: "Yo llevo dos años manifestándome sobre el drama humano del Mediterráneo y, en la última visita que hice en febrero a Bruselas, le dije al presidente del Parlamento lo que iba a pasar".

Porque, según Díaz, la UE no ha estado "a la altura" ante el drama humano que viven "todos los días" las regiones del sur del continente, una situación "especialmente difíciles" durante los meses de verano.

"La Unión Europea no puede mirar para otro lado, como hicieron durante la crisis de los refugiados en el 2015; estamos hablando de derechos humanos, de la dignidad de las personas y Europa tiene que tener sensibilidad y una política de asilo real, tiene que entender lo que se está viviendo en el sur de Italia, en el sur de Grecia y en Andalucía, y tiene que saber que vivimos todos los días el drama en nuestras costas", ha clamado.

Así, ha recordado que en Andalucía, solo entre el pasado jueves y el domingo, llegaron 550 personas a las costas andaluzas y a lo largo de este año han sido acogidos y atendidos en esta comunidad más de 1.300 menores.

"Esto no puede ser una respuesta que esté a la voluntad de los gobiernos; Andalucía es ejemplar, tiene una mirada decente, pero tiene que haber una respuesta responsable, colegiada y con especial atención a las regiones que tienen más presión migratoria", ha insistido.

Tras recalcar que no se puede "dejar de la mano de Dios" a las regiones del sur, ha denunciado que las mafias están "campando a sus anchas" en el Mediterráneo porque "tienen las puertas abiertas en Libia y en Argelia", por lo que ha defendido que "hay que trabajar en origen, como en su momento se hizo en Mauritania para que se ponga freno a quienes están traficando con personas".

"Muchas de estas personas son objeto de la esclavitud de este siglo en los clubes de alterne y los menores son carne de cañón a manos de estas mafias", ha denunciado.

Por todo ello, ha insistido en que "hay que trabajar en origen y plantarle cara a esas mafias", algo que espera de las instituciones europeas "de manera urgente".

Lo más