DÉFICIT AUTONÓMICO

Puig asume la negociación para marcar el voto valenciano en el Consejo Fiscal

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asumido personalmente las negociaciones de última hora con el Ministerio de Hacienda para definir el voto valenciano en la reunión de hoy del Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde las autonomías deben postularse sobre la senda de estabilidad presupuestaria.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 11:39

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asumido personalmente las negociaciones de última hora con el Ministerio de Hacienda para definir el voto valenciano en la reunión de hoy del Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde las autonomías deben postularse sobre la senda de estabilidad presupuestaria.

Según han confirmado a EFE fuentes de Presidencia, Puig ha suspendido momentáneamente sus vacaciones para trasladarse al Palau de la Generalitat, donde mantiene contactos telefónicos con el Ministerio de Hacienda y la Conselleria que dirige Vicent Soler sin que aún haya una postura definida acerca del sentido del voto de la Comunitat Valenciana.

Se está trabajando "en distintos avances" que pueden finalmente modificar la posición de la Generalitat en el CPFF del pasado 19 de julio, cuando rompió el sentido del voto socialista al abstenerse y no apoyar la propuesta del Gobierno.

La de hoy será la segunda vez que el Consejo de Política Fiscal apruebe los objetivos de déficit y deuda para las comunidades autónomas en el período 2019-2021 tras ser rechazados por el Congreso, si bien en esta ocasión, y según fuentes del Ministerio, hay confianza en que la senda de estabilidad salga adelante tras intensificarse las negociaciones con los partidos.

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, dijo ayer sobre este asunto que la posición del Consell ante el CPFF de hoy será la de "reivindicar" y "exigir" un sistema de financiación "justo" para los valencianos.

"Somos una anomalía democrática, somos la única autonomía pobre, es decir, con menor renta per cápita, once puntos por debajo de la media española, y que además pagamos a comunidades más ricas. Esta sangría debe acabar", insistió Oltra.

Lo más