Boletín

ESPAÑA MARRUECOS

Presidente Melilla cree que Gobierno debe elevar queja diplomática por aduana

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha considerado hoy que el Gobierno de Pedro Sánchez tendría que elevar una queja diplomática para protestar por el cierre de la aduana comercial de la frontera de Melilla por decisión unilateral de Marruecos, y tras las declaraciones de un alto cargo marroquí "pavoneándose".,A preguntas de los periodistas, Imbroda se ha referido así a las declaraciones que hizo ayer el director general la Administración de Aduanas e Impuestos In

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:15

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha considerado hoy que el Gobierno de Pedro Sánchez tendría que elevar una queja diplomática para protestar por el cierre de la aduana comercial de la frontera de Melilla por decisión unilateral de Marruecos, y tras las declaraciones de un alto cargo marroquí "pavoneándose".

A preguntas de los periodistas, Imbroda se ha referido así a las declaraciones que hizo ayer el director general la Administración de Aduanas e Impuestos Indirectos de Marruecos, Nabil Lajdar, que dio a entender que el cierre de la aduana era irreversible.

Lajdar dijo que así lo explicó a su colega española Pilar Jurado en una anterior reunión entre ambos: "Si esa aduana (sirviera) para la entrada de productos de Melilla, no habría ningún problema, pero (no) si vienen de otros países".

Tras conocer estas declaraciones, Imbroda ha sacado como conclusión que el Gobierno de España tiene "muy poco peso político y específico con Marruecos", y ha considerado que "ya es malo" que el país vecino "corte la aduana comercial de manera unilateral" tras décadas funcionando y que el Ejecutivo español "se la coma de esa manera".

Sin embargo, cree que "lo más malo" es que se permita que un alto ejecutivo de Marruecos esté "pavoneándose de que ha cortado la aduana", lo que a juicio de Imbroda requiere una queja diplomática por parte del Gobierno de España "para decir que esto qué es y que ya está bien".

Respecto al anuncio de Lajdar sobre el posible final del comercio fronterizo desde Melilla y Ceuta a Marruecos, Imbroda ha dicho que el país vecino es soberano y "puede hacer lo que quiera siempre que no afecte a los intereses de un país aliado y que es un amigo y protector de Marruecos ante la Unión Europea".

Ha afirmado que "si Marruecos quiere cortar el comercio atípico, ellos sabrán lo que van a hacer con los cientos de miles de personas que comen de él" en el país vecino, ya que ha dejado claro que en Melilla, aunque se "sufrirá" esta medida, no será "tanto como ellos" al tener una renta per cápita diez veces superior y no tener una carga de problema social "tan alta" como en Marruecos.