Boletín

Nueva jornada de disturbios en Hong Kong en las protestas contra la ley de extradición

En las manifestaciones se ha colado una banda armada que ha atacado a manifestantes y ha causado 36 heridos en el metro de la ciudad

Nueva jornada de disturbios en Hong Kong en las protestas contra la ley de extradición

 

Agencias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 06:56

La Policía de Hong Kong ha recurrido hasta en tres ocasiones al uso de gases lacrimógenos para dispersar a los miles de manifestantes que han vuelto a exigir este domingo al gobierno local que suspenda definitivamente su propuesta de ley de extradición a China por vulnerar los derechos de los detenidos.

Esta nueva protesta ha sacado a la calle a entre 130.000 y 430.000 personas, según respectivas estimaciones de Policía y organizadores, y ha alcanzado su punto álgido de tensión en el centro Shun Tak, un complejo comercial en el norte de la isla de Hong Kong.

La Policía asegura que disparó los gases en respuesta al lanzamiento de botellas y ladrillos por parte de los manifestantes, según declaraciones de fuentes policiales recogidas por el 'South China Morning Post'. De momento no se tiene constancia de heridos graves ni tampoco hay una cifra oficial de detenidos.

Otro punto de tensión ha sido la sede de la Oficina de Enlace con China, a la que los manifestantes han arrojado huevos y pintado sobre su fachada, entre cánticos que reivindicaban la teórica independencia judicial del territorio sobre Pekín al amparo del lema "Un país, dos sistemas".

La oficina ha condenado a través de un comunicado el comportamiento de los manifestantes. "Hemos respetado a los miembros del público que expresaron sus opiniones pacíficamente, pero las marchas han terminado repetidamente en manifestaciones ilegales, ocupaciones de carreteras, desafíos a los cordones policiales y asedios a edificios".

"El Gobierno (de China) está preocupado de que un pequeño grupo de manifestantes radicales estén planeando incitar al público a violar la ley e incluso asaltar las oficinas del gobierno central en Hong Kong. Tal medida amenazará la seguridad en Hong Kong y supondrá una amenaza para un país, dos sistemas. La sociedad no aceptará esto", han avisado.

ATAQUE EN EL METRO

Un grupo de hombres vestidos de blanco y armados con palos y barras metálicas apaleó a decenas de manifestantes en la estación de metro de Hong Kong de Yuen Long, y dejó 36 heridos entre aquellos que regresaban de una protesta a favor de reformas democráticas en la región administrativa especial.

Entre los heridos se encuentra uno de gravedad, así como el diputado hongkonés Lam Cheuk-ting, del Partido Democrático, que aseguró a la prensa local haber sido agredido por "decenas de personas" de lo que consideró "miembros de una mafia", y recriminó a la Policía haberse demorado más de una hora en intervenir.

El ataque de este grupo desconocido, que tuvo lugar en torno a la medianoche del domingo (18.00 horas GMT), incendiaron las redes sociales en Hong Kong, en las que circularon vídeos que muestran la brutalidad de las acciones.

En ellas se puede ver cómo los atacantes agreden a cualquiera vestido con una camiseta negra, color predominante en la manifestación pro-democrática que este domingo tomó las calles del centro de Hong Kong.

Además, la indignación entre los simpatizantes de las reformas democráticas en Hong Kong y la oposición a la polémica propuesta de ley de extradición (en suspenso desde el pasado 9 de julio) aumentó al difundirse imágenes del diputado hongkonés Junius Ho departiendo amigablemente y fotografiándose con los agresores. Ho negó tener nada que ver con los atacantes.

Lo más