May no desvela su plan B en caso de que fracase su acuerdo sobre el Brexit

La primera ministra británica, comparece ante uina comisión parlamentaria para defender su acuerdo del Brexit

Theresa May acude a sesión de control

RICK FINDLER

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 12:31

La primera ministra británica, Theresa May, se ha negado a revelar sus planes en caso de que el Parlamento rechace su acuerdo de "brexit" e instó a los diputados a centrarse solo en "la elección que tienen delante".

May comparece ante la comisión de enlace de la Cámara de los Comunes, formada por los presidentes de todos los comités, donde responde a preguntas sobre el pacto consensuado con Bruselas, muy criticado dentro y fuera de su partido.

En la primera hora de su intervención, la líder conservadora enervó a los parlamentarios al eludir responder a la mayoría de sus preguntas, insistiendo en cambio en las ventajas del pacto aprobado el pasado domingo por los países de la Unión Europea (UE).

Cuestionada por sus planes en caso de que los Comunes rechacen el texto en una votación el 11 de diciembre, May dijo que el Parlamento debe "olvidarse del resto de opciones" y centrarse en debatir la propuesta planteada.

Reconoció no obstante que si el acuerdo, al que se oponen parte de los conservadores y la oposición, es descartado "se tendrán que tomar decisiones" y se acelerarán los preparativos para una salida drástica de la UE.

El pacto consensuado con Bruselas, que rechazan tanto partidarios como detractores del "brexit", fija los términos de la separación y el marco de la futura relación bilateral, y en una controvertida cláusula de seguridad otorga un estatus especial a Irlanda del Norte.

En caso de que no sea aprobado, el Gobierno deberá proponer un plan de acción alternativo que también podría ser rechazado por los Comunes, lo que pondría en cuestión la viabilidad del "brexit" y del Ejecutivo

En su intervención, May volvió a descartar la posibilidad de convocar un referéndum sobre el acuerdo consensuado y acusó a los que defienden esta idea de querer "frustrar" la salida británica del bloque, que se ejecutará el próximo 29 de marzo. 

Lo más