La Justicia de Costa Rica no ve indicios contra el detenido por el asesinato de una turista española

 El principal móvil que investigan las autoridades es el de un ataque sexual y muerte por asfixia

La Justicia de Costa Rica no ve indicios contra el detenido por el asesinato de una turista española

 

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:57

El sospechoso de matar a una turista española en Costa Rica quedó en custodia de la Dirección General de Migración después de que el Juzgado de Pococí (Caribe) no le impusiera medidas cautelares por falta de pruebas, informaron fuentes oficiales.

El sospechoso es un nicaragüense indocumentado llamado Albin Díaz, de 33 años, quien fue detenido el pasado domingo en una zona cercana a Tortuguero (Caribe), localidad donde el sábado apareció el cuerpo de la turista española Arantxa Gutiérrez López. La audiencia de medidas cautelares solicitadas por la Fiscalía se llevó a cabo la noche del lunes en el Juzgado Penal de Pococí, provincia de Limón (Caribe). "El Juzgado Penal no acogió la solicitud de la Fiscalía, al considerar que no existe grado de probabilidad delictiva por parte del imputado, por lo que no impuso ningún tipo de medida cautelar", detalló hoy a Efe el Ministerio Público.

El Juzgado puso al sospechoso en custodia de la Dirección de Migración y Extranjería debido a su condición migratoria irregular. "La Fiscalía apeló la resolución y espera el señalamiento de una nueva audiencia, ahora ante el Tribunal Penal de Pococí, para reiterar la solicitud de prisión preventiva", añadió el Ministerio Público.

El director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Walter Espinoza, explicó el lunes que los agentes detuvieron al sospechoso tras una serie de pistas y testimonios de lugareños ubicaban en la zona. Espinoza advirtió que el caso no está cerrado y que se deben esperar los resultados de una serie de pruebas científicas de ADN para confirmar la responsabilidad de Díaz en el crimen. El principal móvil que investigan las autoridades es el de un ataque sexual y muerte por asfixia.

La española murió el sábado pasado en Tortuguero -una alejada zona del Caribe de Costa Rica reconocida por su riqueza natural- aparentemente asfixiada tras un ataque sexual mientras había salido a caminar por un sendero. La turista estaba de vacaciones en Costa Rica desde el 1 de agosto en compañía de su esposo y amigos.

El Instituto Costarricense de Turismo lamentó el lunes los hechos y se comprometió a trabajar junto al Ministerio de Seguridad y empresarios turísticos para reforzar la seguridad para los visitantes. El domingo también fue asesinada la turista mexicana María Trinidad Matus Tenorio, cuyo cuerpo apareció en playa El Carmen, en la localidad de Cóbano, provincia de Puntarenas (Pacífico). Ella murió tras ser atacada por dos hombres para asaltarla cuando caminaba junto a una amiga inglesa que logró escapar y pedir ayuda.

Las autoridades detuvieron a dos sospechosos de apellidos Esquivel Cerdas y Mendoza Benavides, a quienes la Fiscalía les atribuye los delitos de homicidio calificado y abuso sexual. Las dos extranjeras son los primeros casos de asesinato contra turistas que Costa Rica registra este año. Costa Rica, en donde el turismo es uno de los principales motores de la economía, es un país de 4,9 millones de habitantes que cada año recibe a tres millones de turistas extranjeros atraídos por las bellezas naturales y la tranquilidad del país.

Lo más