Boletín

Italia dialoga con Bruselas para evitar sanciones por su elevada deuda

Este camino, matizó, no puede obligar a Italia a aprobar medidas correctivas porque penalizaría al país en un momento de débil crecimiento

Italia dialoga con Bruselas para evitar sanciones por su elevada deuda

STEPHANIE LECOCQ

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:20

El Gobierno italiano está dialogando con Bruselas para evitar un procedimiento de infracción por su elevada deuda pública, que en 2018 superó el 132 % del producto interior bruto (PIB), y está comprometido a adoptar medidas concretas para reducirla. 

Así lo afirmaron hoy el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el ministro de Economía italiano, Giovanni Tria, que son los que están conversando con la Comisión Europea (CE) desde que esta propusiera el pasado 5 de junio abrir un procedimiento de déficit excesivo al país por no haber reducido lo suficiente su deuda pública. 

El primer ministro italiano aseguró que "un procedimiento de infracción sería extremadamente dañino para las previsiones de crecimiento" de Italia pero "también para toda la Eurozona", y que la intención de Roma es "acordar con los socios europeos un camino creíble de reducción de la deuda". 

Este camino, matizó, no puede obligar a Italia a aprobar medidas correctivas porque penalizaría al país en un momento de débil crecimiento y de desafíos globales como la guerra comercial entre Estados Unidos y China. 

Conte no dijo qué propone para reducir la deuda pública y se limitó a describir "la filosofía del Gobierno" en un mensaje en las redes sociales: "Es siempre la misma, no a la austeridad, no a las medidas recesivas. Hay que prestar la máxima atención a las acciones concretas para fomentar el crecimiento del país y para evitar el procedimiento de infracción". 

Por su parte, el ministro de Economía, Tria, compareció en el Parlamento para dar explicaciones sobre las conversaciones entre Italia y la Comisión y garantizó que el Ejecutivo está explicando las políticas que quiere aprobar para impulsar el crecimiento. 

"Es de nuestro interés encontrar un compromiso para llegar a un acuerdo" con Bruselas, expuso, y observó que "el Gobierno controla constantemente la evolución de las cuentas públicas y está determinado a perseguir los objetivos y adoptar las medidas necesarias para lograrlos". 

El vicepresidente del Gobierno y líder de la Liga italiana, además de ministro del Interior, Matteo Salvini, avanzó que es necesario que Italia evite una sanción, pero sin renunciar al compromiso de bajar los impuestos a familias y empresas, promesa de su formación.  El otro vicepresidente del Gobierno y líder del Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, opinó que "Bruselas no llegará hasta el final". 

Si los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) aprueban la propuesta de la Comisión, Roma podría tener que aplicar ajustes y hacer frente, en última instancia, a sanciones de alrededor de 3.500 millones de euros, equivalente al 0,2 % del PIB italiano.

Lo más