POLÍTICA TERRITORIAL

García-Escudero: Lo que toca no es reformar la Constitución, sino defenderla

El presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha afirmado que en la actual situación política "lo que toca" no es reformar la Constitución, "sino defenderla con firmeza", y ha alertado de que fuera de ella "solo hay inestabilidad e incertidumbre".

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:16

El presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha afirmado que en la actual situación política "lo que toca" no es reformar la Constitución, "sino defenderla con firmeza", y ha alertado de que fuera de ella "solo hay inestabilidad e incertidumbre".

García-Escudero, que ha intervenido en los cursos de verano de la Universidad Católica de Valencia con una conferencia sobre el pluralismo político y territorial, ha aseverado que la "médula" de la Carta Magna no ha perdido "un ápice de su valor y no debe tocarse", aunque ha admitido que "estabilidad no es sinónimo de inmutabilidad".

A su juicio, las condiciones para reformar la Constitución deben ser atenerse a las reglas para ello, reformarla para mejorarla y no para "desvirtuarla", lograr el mismo grado de consenso que en 1978, y tener una finalidad concreta.

El presidente del Senado ha defendido que la Constitución ha demostrado que "actúa como un escudo eficaz" en defensa de la democracia, de los derechos y libertades de todos los españoles y de la integridad nacional, lo que es la "mejor prueba de su vigencia", y además "sigue siendo el marco de referencia válido para la política territorial".

Ha hecho hincapié en que la Constitución no es "un tratado confederal entre territorios soberanos con derecho a la autodeterminación", y por tanto ningún territorio puede invocar "ningún imaginario derecho a decidir", especialmente en los términos constitucionales referidos a la unidad de la nación y la integridad del Estado.

García-Escudero se ha preguntado qué sentido tendría hablar de reformar la Constitución con quienes han intentado acabar con ella, y ha defendido que "el intento de declaración golpista de la independencia de Cataluña se solventó con éxito y contundencia gracias a la solidez de nuestro Estado de derecho y la eficacia de los poderes públicos".

En su opinión, la "grave deslealtad" de los independentistas catalanes sometió al sistema constitucional "a un intenso test de estrés", que ha servido para demostrar "su gran fortaleza".

Según ha dicho, la Constitución es "la clave de bóveda" del ordenamiento jurídico que preserva los derechos y libertades, y es también "el mejor escudo protector frente a cualquier intento de quebrar la cohesión y la estabilidad" de la comunidad política.

García-Escudero ha hecho un llamamiento a los partidos constitucionalistas a asumir "con lealtad, sin reservas ni tacticismos", el compromiso de "constitucionalizar la política" y de buscar soluciones de consenso sobre los grandes asuntos pendientes.

Ha destacado que la Constitución es de todos los españoles, "habiten donde habiten y militen en la ideología que militen", incluso de quienes dicen "no creer en ella", por lo que nadie debería pretender "acapararla", sino que debe "seguir siendo plural" y servir como guía de la convivencia en la sociedad.

"Hace ya tiempo que los discursos irredentistas o victimistas son, sencillamente, insostenibles", pues no le hacen "justicia a la realidad" y son "fundamentalmente reaccionarios", ha señalado García-Escudero.

El presidente del Senado ha destacado que gracias al pacto constitucional de 1978 las diferentes lenguas y señas de identidad "han encontrado su debido reconocimiento político y son respetadas y protegidas", y que en la actualidad se puede ser español y también catalán, vasco o valenciano, sin que sean términos excluyentes.

Entre el público que ha seguido las palabras de García-Escudero han estado los expresidents de la Generalitat y actuales senadores Joan Lerma (PSOE) y Alberto Fabra (PP).

Lo más