COPE

Experto en EEUU: “Lo que pretende el ‘impeachment’ es que Trump no se presente a las elecciones en 2024”

El proceso debería votarse antes de que se produzca el relevo en el Gobierno el próximo día 20 a las 12 del mediodía

Vídeo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:32

A nueve días del relevo en la Casa Blanca, el ‘impeachment’ parece la opción más factible para condenar al todavía presidente, Donald Trump, por incitar el asalto al Capitolio. “El principal obstáculo para los demócratas ahora mismo es el tiempo, puesto que el proceso tendría que finalizar antes de que Trump deje el poder”, afirma Gabriel Colomé, profesor de ciencias políticas de la Universidad Autònoma de Barcelona y experto en EEUU.

El mecanismo es complicado, como el presidente no puede ser juzgado por la justicia ordinaria, el Congreso se convierte en un Tribunal extraordinario. Se divide en acusación y tribunal, y se presentan testigos. El acusado –el presidente- tiene que financiar de su bolsillo a sus abogados. De hecho, Bill Clinton, que en su día se enfrentó a un ‘impeachment’, tardó años en pagar la factura.

Aunque es excepcional, no es el primero al que se enfrenta Trump, y otros presidentes han pasado también por él. “Johnson y Clinton pasaron por un ‘impeachment’, Nixon dimitió antes para evitarse que lo enjuiciaran y su vicepresidente lo indultó” explica Colomé.

‘Impeachment’ preventivo

Hasta ahora este “juicio” nunca ha conseguido la mayoría suficiente para cesar a un presidente ¿Cuáles serían las consecuencias para Trump si sale adelante? Ser cesado no sería un problema para él puesto que abandona la Casa Blanca la semana que viene. La intención es, dice el profesor Colomé, “prevenir que pueda ser candidato en 2024. El Impeachment le inhabilitaría políticamente”.

Y es que en cuanto deje de ser presidente Trump podrá ser juzgado por ja justicia federal. “En cuanto deje el cargo, un juzgado federal podría abrir una investigación”, comenta el experto. Y no será la única, al todavía jefe del Estado le esperan varios juicios pendientes.

Para que sea efectivo se necesitan los votos a favor de dos tercios de la Cámara de Representantes y del Senado. Eso significa que al menos 17 senadores republicanos deberían votar contra Trump. El primer paso es recabar las firmas suficientes para presentarlo, teniendo en cuenta que la votación debería celebrarse antes del día 20 a las 12 del mediodía, cuando Biden tome posesión del cargo.

Alternativas al ‘impeachment’

El profesor Colomé señala tres alternativas que podrían darse en esta situación. La primera, la aplicación de la sección 4 de la Enmienda 25, es muy remota. Debería aplicarla el vicepresidente pero no tiene intención de hacerlo. Además, requiere un tiempo que casi no tienen, insiste Gabriel Colomé: “La mitad del Gobierno tiene que firmar una carta, y mandarla al Congreso, el presidente tiene 48 horas para replicar”.

Otra opción sería que Trump dimita y el nuevo presidente, que sería Mike Pence, lo indulte. Entonces no podría ser perseguido por delitos federales como el asalto al Capitolio. Pero el profesor de la Universidad Autónoma cree que es muy improbable, porque “significaría que Trump se siente culpable, y él sigue pensando que le han robado las elecciones”.

No le parece tan remoto sin embargo, que el propio Trump se autoindulte. Entonces se abriría un debate sobre si puede hacerlo o no, “pero conociendo al personaje es posible”, sentencia Colomé. En ese caso el Tribunal Supremo tendría la última palabra.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo