CRISIS CATALUÑA

PP dice al Gobierno que el diálogo con el Govern es "imposible" y una "farsa"

La diputada del PP Alicia Sánchez-Camacho ha advertido hoy a la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet de que el diálogo con la Generalitat es "imposible" y un "diálogo farsa" por "mucho voluntarismo" que ponga, porque los independentistas solo quieren imponer sus postulados inaceptables.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:45

La diputada del PP Alicia Sánchez-Camacho ha advertido hoy a la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet de que el diálogo con la Generalitat es "imposible" y un "diálogo farsa" por "mucho voluntarismo" que ponga, porque los independentistas solo quieren imponer sus postulados inaceptables.

En la comparecencia de Batet en el Congreso, Sánchez-Camacho ha insistido en que no existe tal voluntad de diálogo por parte del presidente de la Generalitat, Quim Torra, ni del Govern, y ha preguntado a Batet si ve posible sentarse de forma "sincera" con quienes promovieron un golpe de Estado y vulneraron la Constitución.

Sánchez-Camacho ha advertido a Batet de que está "profundamente equivocada" si piensa que va a solucionar el problema de Cataluña con comisiones bilaterales.

Y ante la posibilidad de un referéndum que vote un nuevo Estatut, de la que habla el Gobierno, ha manifestado que los independentistas "son insaciables" y ya "no les satisfacen" las leyes vigentes, por lo que pretenden un diálogo que supone "imposición o imposición".

Aunque ha dicho admitir la voluntad sincera de Batet, catalana como ella, para resolver el problema catalán, Alicia Sánchez-Camacho ha recalcado que los socialistas están "sometidos a la cesión y al chantaje" de los independentistas, cuyo voto fue decisivo para que lograsen el Gobierno.

Y hoy mismo, ha lamentado, los partidos independentistas han "amenazado" en esta comisión con no dar su apoyo a decretos o a los presupuestos del Gobierno si la fiscalía no actúa para evitar la condena de los dirigentes políticos encausados.

Frente a este "problema de Estado gravísimo", la diputada del PP ha señalado que el PSOE debería promover la unidad de los constitucionalistas, la misma que hubo cuando se aplicó el artículo 155 de la Constitución.

Alicia Sánchez-Camacho también ha advertido a Batet del "grave" problema de convivencia que se vive en Cataluña con los lazos amarillos, que considera un símbolo "excluyente y agresivo" que además "afrenta al Estado democrático porque habla de presos políticos, y no los hay".

Y ha pedido al Gobierno que actúe, porque "ha tenido que venir el defensor del pueblo" para admitir que se debe garantizar la neutralidad de los espacios públicos.

También ha sido muy crítico con Batet el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien en su intervención ha recalcado que "el Estado tiene que reaccionar y actuar" ante las pretensiones independentistas.

Villegas ha acusado al Gobierno de estar aceptando el diálogo cuando los independentistas se siguen "saltando las leyes del Estado".

El problema, ha dicho, es que el Ejecutivo "debe su existencia precisamente" al voto del independentismo y ahora por eso los socialistas no pueden afrontarlo "con firmeza" y tienen que "ceder y bajar la cabeza o quitar importancia" a lo que se hace desde el Govern.

Frente a las apelaciones a la normalidad que ha hecho Batet para defender el diálogo con la Generalitat, Villegas ha señalado que "no se puede querer dar carácter de normalidad a una situación que es totalmente anormal". Y la normalidad, ha añadido, el Gobierno solo puede restablecerla "actuando".

Lo más