SOLIDARIDAD REFUGIADOS (Corrección)

Campaña "Muletas sin fronteras" para ayudar en rehabilitación de refugiados

(Corrige la NP 6035 por error en el nombre de la ONG)

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:12

(Corrige la NP 6035 por error en el nombre de la ONG)

La ONG Light Without Borders (LWB) ha puesto en marcha la campaña "Muletas sin fronteras" para los menores del campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, con la que pretende "llevar color donde hay oscuridad" y paliar la carencia de ayudas a la movilidad de los refugiados.

En un comunicado, Luz Carmona, representante de la ONG barcelonesa, defiende la necesidad de llevar estas muletas de colores a Moria para "mejorar la calidad de las ayudas a la movilidad de estas personas, e influir positivamente con el color y una ergonomía que evita la tendinitis en la rehabilitación de los usuarios".

Esta ONG que proporciona cuidados oftalmológicos y psicológicos para los refugiados, coordinará la entrega de estos soportes con la ayuda y supervisión de otras organizaciones presentes sobre el terreno, como Médicos Sin Fronteras, de acuerdo a las necesidades más acuciantes.

Las muletas "más avanzadas y ergonómicas del mundo", según su creador, Rafael Vidal, han comenzado a mandarse a Moria este mes de septiembre y su empresa tiene previsto hacer envíos periódicos, así como valorar la colaboración con otras ONG que trabajan en Lesbos y en otros lugares del mundo donde se necesitan ayudas a la movilidad.

Vidal, de profesión ingeniero, fue uno de los supervivientes del accidente de Spanair en el aeropuerto madrileño de Barajas en 2008, por lo que se vio obligado a llevar muletas durante varios años y apostó por crear unas más ligeras, que construyó con fibra de carbono.

Decidió también que fueran de colores, lo que -asegura- supondrá "una pequeña ayuda para la recuperación psicológica y emocional de los que viven este traumático trance personal" en el campo de refugiados.

Según manifestó el pasado julio a Efe el sindicato de personal sanitario y administrativo de los hospitales públicos griegos (Poedin), la capacidad oficial del campo de refugiados de Moria era de 3.000 personas y acogía más de 7.300.

Lo más