COPE

El calvario de Javier Fernández: Dos meses y medio de cuarentena en China

Es un funcionario español que estaba destinado en China. Negó haber pasado la COVID-19 cuando en realidad si lo había hecho, la consecuencia fue una cuarentena de dos meses

ctv-sym-s-puedes-utilizarla-4

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:01

La situación en China no deja de ser peculiar por más que pase el tiempo. La realidad es que precisamente el devenir parece haberse detenido en el gigante asiático, que en ocasiones parece tener un capricho enorme por no evolucionar al mismo ritmo del resto de potencias mundiales. Con sus peculiaridades, parece que hablar de ellos es hacer referencia a aspectos alejados de la completa normalidad.

Sus métodos parecen ser ciertamente peculiares, y por desgracia, esta vez afectaron a un español. Javier Fernández es un funcionario de nuestro país, murciano y que cuenta con funciones en el extranjero, concretamente allí, en China. Llevaba tres años viviendo con la máxima normalidad que las circunstancias han permitido. Hacía vida normal, iba y venía, lo propio si nos referimos a alguien que vive lejos de casa.

El último regreso a su Murcia natal fue este verano, a pasar unas merecidas vacaciones con su gente, como cada año. Su periodo vacacional transcurrió con completa normalidad sin nada que hiciera sospechar que iba a cambiar algo en el corto plazo. Sin embargo, la realidad en su regreso fue radicalmente distinta a lo que en un principio podría pensarse.

Antes de salir de España, Javier se realizó una prueba PCR y una de antígenos para confirmar que no está cultivando el virus en su interior. El resultado fue que ambas pruebas dieron negativo, por lo que se dispuso a efectuar su viaje de vuelta a China. Para ponernos al día, actualmente las fronteras están cerradas por lo que acceder al país oriental requiere de unos requisitos tales como ser nacido allí, extranjeros con permiso de residencia en vigor y diplomáticos adscritos a las embajadas o consulados. Todos ellos tienen que cumplir una cuarentena obligatoria que varía de 14 a 28 días, dependiendo de la ciudad.

Esto significa que una vez que llegara a suelo chino, Javier tendría que efectuar una cuarentena de manera obligatoria. Hiciera lo que hiciera. El problema fue que durante los trámites para proceder a su regreso, dentro de la documentación, y sin saber exactamente por qué, mintió respecto a que no había pasado la enfermedad, cuando en realidad si había ocurrido así. Fue ahí cuando empezaron los problemas para él.

Al comprobar que la información de su expediente no correspondía, el Gobierno chino procedió a imponerle una cuarentena que según la Embajada Española del lugar, parece tratarse de un tipo de "castigo" por mentir. La cuestión es que Javier pasó desde mitad de agosto hasta la semana pasada encerrado en una cuarentena en la que variaba de localización entre su domicilio y el hospital. Todo estaba rodeado de un clima repleto de hostilidad.

El problema de esta situación es que en todas las pruebas el español daba negativo; pero misteriosamente, al llegar el momento de la salida a la calle, la prueba volvía a ser positiva. En constantes idas y venidas al hospital, y temores entre sus vecinos a que les pueda contagiar un virus que realmente no tenía.

Mediación de España para salir del país

Tras una época de enormes dificultades, el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, tuvo que entrar a mediar con su homólogo chino para lograr la liberación. Con muchas dificultades, Javier consiguió subirse a un avión con destino en Alemania y de ahí regresar a su España natal y poner fin a su larga pesadilla que ha durado casi tres meses.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar