PDECAT ASAMBLEA

Bonvehí hace autocrítica y pide "ayuda" al PDeCAT para "adaptarse" a la Crida

El nuevo presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha hecho hoy autocrítica por cómo se ha desarrollado la asamblea del partido, en la que su candidatura a la dirección ha recibido un considerable voto de castigo, y ha pedido "ayuda" a la militancia para "adaptarse" a la Crida Nacional per la República.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:23

El nuevo presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha hecho hoy autocrítica por cómo se ha desarrollado la asamblea del partido, en la que su candidatura a la dirección ha recibido un considerable voto de castigo, y ha pedido "ayuda" a la militancia para "adaptarse" a la Crida Nacional per la República.

En la clausura de la primera Asamblea Nacional del PDeCAT, celebrada desde el viernes en el Palacio de Congreso de Cataluña, Bonvehí ha animado a la militancia a unirse a la Crida Nacional, el nuevo movimiento impulsado por el expresident Carles Puigdemont.

"Que nadie tenga miedo de participar en la Crida Nacional. Se puede ser del PDeCAT y participar en la Crida. Es más, si eres del PDeCAT debes ser de la Crida. Por lo tanto, ¡participad!", ha exclamado Bonvehí, hombre de confianza de Puigdemont, que hará tándem en la dirección con la nueva vicepresidenta, Míriam Nogueras, un equipo que quiere mantener "unido" y "monolítico".

Bonvehí ha reconocido que "no será sencillo" el camino hacia la integración del PDeCAT en la Crida Nacional, pero ha pedido a las bases su "ayuda y complicidad" para adaptarse en los próximos meses, tras haber "recuperado la soberanía como partido" en la asamblea clausurada hoy.

En su discurso, en el que ha tenido algún momento de titubeo, Bonvehí ha reconocido que carece de la "trayectoria y la experiencia" de los anteriores presidentes del partido y ha dicho ser "consiente" del llamativo voto de castigo que ha cosechado su candidatura a la dirección: un 65,27% de votos, frente al 28,9% de la lista alternativa, presentada a última hora por cuadros de escaso peso, que reclamaban poder votar con el formato de listas abiertas.

"Hay cosas que no hemos hecho bien", ha admitido Bonvehí, en referencia a las tensiones vividas en esta asamblea del PDeCAT, saldadas con la renuncia de Marta Pascal a seguir liderando el partido tras las presiones del sector crítico y de Puigdemont.

También se ha referido a los acontecimientos del año pasado, para señalar que no se "arrepiente" de haber contribuido a impulsar el 1-O, si bien ha desvelado que habría preferido aprobar la ley de transitoriedad jurídica "después del referéndum", y no antes, y se ha mostrado partidario de seguir "tocando la gaita" al Estado.

Bonvehí ha agradecido a Pascal su "liderazgo" en estos últimos dos años desde el congreso fundacional del PDeCAT, en los que ha ejercido el cargo de coordinador organizativo.

En la votación de las dos candidaturas en liza, también han podido participar los tres exconsellers presos y los dirigentes en el extranjero, a través del voto delegado.

En nombre de Puigdemont, ha votado el portavoz de JxCat en el Parlament, Albert Batet, mientras que el voto delegado de los presos Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn lo han ejercido, respectivamente, los consellers Miquel Buch y Damià Calvet y la presidenta de la federación de Barcelona, Mercè Homs, y la exdiputada en el Parlament Àngels Ponsa ha votado en nombre del exconseller en Bélgica Lluís Puig.

Casi de las últimas en votar ha sido Marta Pascal, que se ha acercado a la urna acompañada del expresident Artur Mas.

Lo más