Boletín

Vox apuesta también por soterrar la A-5 y no se da por aludido cuando la izquierda "ladra" que son ultraderecha

Vox apuesta también por soterrar la A-5 y no se da por aludido cuando la izquierda ladra que son ultraderecha

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 00:43

Dice que la izquierda, a la que acusa de provocar "especulación" con la vivienda, demuestra que le tienen "miedo"

El candidato de Vox al Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, se ha comprometido a soterrar el tramo de M-30 que resta en el entorno de Madrid Río y también se ha mostrado partidario de hacerlo en la A-5, para insistir en su idea de acabar con el "sectarismo" de la "izquierda", a la que ha responsabilizado con su "demagogia" de favorecer la "especulación" con la vivienda.

Por otro lado, ha vuelto a mostrarse partidario de apoyar a PP y Ciudadanos, con independencia de cuál sea el candidato más votado, siempre que estén dispuestos a defender las propuestas programáticas de Vox y ha recalcado, frente a la acusación de ser extrema derecha, que "cuando la izquierda extrema ladra, no se da por aludido".

Y es que Ortega Smith ha asegurado que, visto las intervenciones del debate, se ha visto que "a quien tiene miedo la izquierda radical" es a Vox porque son conscientes de que acabarán con el "sectarismo de la izquierda liberticida y atrasada". "El 26 de mayo tenemos la opción de romper las cadenas de la izquierda" para apelar a la "reconquista" de la ciudad, una de las consignas más populares de la formación.

Así lo ha manifestado durante su intervención en el debate electoral con candidatos a las elecciones municipales del 26 de mayo organizado por Telemadrid y Onda Madrid donde ha combinado sus críticas a la política de la actual regidora, Manuela Carmena, con intervenciones propositivas para la ciudad, como el habilitar una tarjeta de residentes con dependencia para que familiares o cuidadores puedan aparcar en la vivienda de la persona a la que atienden.

Sobre las alusiones a que son una formación de extrema derecha, ha asegurado que "cuando la izquierda extrema ladra, no se da por aludido" y se ha retrotraído a la sesión constitutiva del Congreso de los Diputados donde se vieron, en alusión al PSOE, a los que dieron un "golpe de estado" en Cataluña y al "marxismo más rancio".

En su intervención, Ortega Smith se ha presentado como candidato para "acabar" con las "viejas políticas de los viejos partidos" y terminar con el "Madrid del endeudamiento, la suciedad, las multas y el sectarismo político" para que la urbe vuelva a ser "la capital de una gran nación".

El candidato de Vox ha comprometido una bajada generalizada de impuestos sin que ello afecte a la prestación de los servicios públicos porque entiende que la presión fiscal en Madrid es "confiscatoria". En esta línea, ha apostado por bajar el IBI al mínimo legal posible, que haya bonificaciones a las familias y suprimir el tributo de plusvalías.

Para ese objetivo, Ortega Smith ha enfatizado que Vox va a terminar con los "chiringuitos políticos" que reciben millones de euros y "acabar con el chorreo de clientelismo y enchufados" de la administración.

La solución "inmediata" para las cuentas del Consistorio, según ha dicho, será una oficina de control presupuestaria "muy rigurosa" que haga cumplir de forma estricta las cuentas municipales y, sobre todo, auditar las subvenciones como las concedidas a la FRAVM valorada en dos millones y evitar el "atraco" que suponen las 8.000 multas diarias.

El candidato de Vox ha apelado directamente a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, cuando ésta ha aludido a que había la confianza empresarial en la urbe, algo que ha negado cuando los comerciantes tienen "delante un mantero con mercancía ilegal" y están "encerrados en esa jaula" que es Madrid central.

También ha reprochado que tampoco genera confianza que los propietarios de vivienda vean como "se mete un okupa" en su piso y "está debajo Carmena aplaudiendo", cuando el Consistorio debería ofrecerles seguridad jurídica. Estas palabras ha tenido réplica por parte de la candidata de Más Madrid, quien ha dicho que los comerciantes y los mercados municipales están "mejor que nunca".

En movilidad, Ortega Smith se ha comprometido a que las arterias fundamentales de la ciudad estén libre a los movimientos de sus habitantes y que en materia de contaminación hay que generar alternativas a la movilidad, como incrementar el transporte público, desplegar un plan de aparcamientos disuasorios y en incentivar la compra de vehículos eléctricos.

Por otro lado, ha revelado que quiere soterrar la A-5 a la entrada por Madrid, al menos 3,8 kilómetros del acceso a la ciudad, y completar la parte de Madrid Río de la M-30 que aún sigue en superficie.

Otro de los aspectos clave ha sido la seguridad, al incidir en que es necesario que se implanten cámaras de videovigilancia en zonas conflictivas y dar medios humanos y materiales a la Policía Municipal de Madrid, como construir una comisaria en el Ensanche de Vallecas, que tiene una población de 45.000 personas.

En materia de vivienda y urbanismo, ha mostrado su apoyo a las grandes operaciones de la ciudad, como el caso de Chamartín, y ha apostado por ofertar suelo público para construir más vivienda, pues la "demagogia" de la izquierda en esta materia genera "especulación" en este campo. También quiere bonificar mediante ayudas fiscales para modernizar su propiedad y facilitar la división de grandes pisos para que sus tenedores puedan hacer varios y sacarlos a alquiler.

Lo más