PRESOS TERAPIA

Unos 4.500 presos han participado en terapia con perros para mejorar conducta

Más de 4.500 presos de 14 prisiones han participado en los últimos años en programas de terapia con perros, que contribuyen a mejorar la conducta del recluso, su autoestima, el desarrollo de sus habilidades sociales, el control de la agresividad. el estado de ánimo y los niveles de ansiedad.,Según han informado Instituciones Penitenciarias y la Fundación Affinity, que lleva a cabo estas terapias, un estudio de esta entidad con la Universidad Autónoma de Barcelona liderado p

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 13:23

Más de 4.500 presos de 14 prisiones han participado en los últimos años en programas de terapia con perros, que contribuyen a mejorar la conducta del recluso, su autoestima, el desarrollo de sus habilidades sociales, el control de la agresividad. el estado de ánimo y los niveles de ansiedad.

Según han informado Instituciones Penitenciarias y la Fundación Affinity, que lleva a cabo estas terapias, un estudio de esta entidad con la Universidad Autónoma de Barcelona liderado por Prisiones ha concluido que las terapias asistidas con animales de compañía mejoran la conducta de las personas privadas de libertad.

En el estudio han participado 212 internos de diez cárceles y de él se concluye que la efectividad de la interacción guiada con perros se puede comparar a la de otras terapias, como la psicológica u otras actividades terapéuticas grupales.

La Fundación Affinity empezó a trabajar en prisiones hace ahora 25 años con la introducción en 1993 de dos perros en el centro penitenciario de Brians (Barcelona)

Fue en 2008 cuando se firmó un convenio con Instituciones Penitenciarias para implementar un programa de terapias más amplio y en más centros, y desde esa fecha hasta hoy más de 4.500 reclusos de 14 prisiones españolas han podido convivir con más de 50 perros del programa.

Los internos que participan en el programa son seleccionados tras una evaluación psicosocial y un plan individualizado de intervención y se responsabilizan de los cuidados, alimentación, higiene, ejercicio y paseos del animal, con el acompañamiento de los educadores, psicólogos y funcionarios especializados de la prisión.

Uno de los objetivos del programa es lograr una mejor conexión con internos que no se relacionan adecuadamente con el resto o bien se sienten aislados en el centro penitenciario, así como contribuir a su adaptación y posterior reinserción en la sociedad.

Lo más