CRISIS CATALUÑA

Unas 120 personalidades arropan a Òmnium para pedir la libertad de los presos

Unos 120 políticos, activistas y académicos han arropado hoy a Òmnium Cultural al adherirse al manifiesto "Somos el 80 %", que defiende que en Cataluña existen "grandes consensos de país" y que pide que se libere de forma "inmediata" a los dirigentes independentistas encarcelados.,El texto, presentado ante la prensa en el Centro Cívico Sant Agustí de Barcelona por más de una veintena de los firmantes, pide al Gobierno que renuncie a "las vías de excepcionalidad jurídica,

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:54

Unos 120 políticos, activistas y académicos han arropado hoy a Òmnium Cultural al adherirse al manifiesto "Somos el 80 %", que defiende que en Cataluña existen "grandes consensos de país" y que pide que se libere de forma "inmediata" a los dirigentes independentistas encarcelados.

El texto, presentado ante la prensa en el Centro Cívico Sant Agustí de Barcelona por más de una veintena de los firmantes, pide al Gobierno que renuncie a "las vías de excepcionalidad jurídica, penal y procesal" e insta a iniciar "una negociación sincera, sin condiciones ni renuncias, para una solución política real".

Entre los firmantes se encuentran figuras políticas como el que fuera líder de los comunes Xavier Domènech, el exdiputado de la CUP David Fernàndez, o los expresidentes del Parlament Núria de Gispert, Joan Rigol y Ernest Benach.

También sindicalistas como el secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros; el ex secretario general de CCOO también de Cataluña Joan Carles Gallego, académicos como Borja de Riquer o Jordi Borja, escritores como Llucia Ramis o Pilar Rahola o el entrenador de fútbol Josep Guardiola.

"Queremos poner en valor que una mayoría de ciudadanos de Cataluña -cerca del 80 %, según indican las encuestas y se expresa en las urnas- mantenemos grandes consensos de país", señala el manifiesto.

Esta "unidad en la diversidad" se fundamenta en los siguientes tres aspectos, prosigue el texto: "la defensa de los derechos y libertades democráticas y fundamentales", "el rechazo a la represión y a la judicialización de la política" y "la defensa de una solución política que siempre debe pasar por que los ciudadanos de Cataluña puedan decidir y ejercer democráticamente su futuro".

El texto evita hablar de "presos políticos" y no menciona la independencia ni concreta que la solución al actual contexto deba ser un referéndum de autodeterminación.

El vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, ha explicado, en este sentido, que la iniciativa busca "reflejar la pluralidad de miradas del país", aunque a menudo sean "contradictorias", pues la catalana es una sociedad "muy plural y diversa".

El mismo constata que hay "unos mínimos que también son máximos" que aúnan gran parte de la sociedad catalana, algo que ha definido como "muy fuerte y muy potente".

Así, el manifiesto busca ser "un espejo" en el que se pueda reflejar la mayoría de la ciudadanía catalana, "que no está dispuesta a resolver los conflictos a golpe de represión ni penas de cárcel", sino que quiere "diálogo y democracia".

Mauri ha asegurado que también "hay mucha gente en todos los pueblos de España que viven con la misma indignación esta situación de persecución de los derechos fundamentales".

Lo más