Boletín

Tres recién nacidos mueren cada hora en Yemen por complicaciones durante el parto agravadas por la guerra

Tres recién nacidos mueren cada hora en Yemen por complicaciones durante el parto agravadas por la guerra

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:54

Cada hora mueren en Yemen tres recién nacidos por complicaciones en el parto bajo una situación de extremo estrés como es la actual guerra entre el Ejército y los insurgentes huthis, que ha terminado de devastar el que ya era, de por sí, uno de los países más pobres del mundo, según ha avisado el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en un informe especial que ha publicado este viernes.

La serie 'Nacimiento y paternidad en una zona de guerra' refleja que la tasa de mortalidad materna ha aumentado considerablemente desde la intensificación del conflicto, y ha pasado de cinco muertes al día en 2013 a 12 en 2018. Cada dos horas muere una mujer embarazada, afirma la organización.

Entre otras estimaciones, UNICEF destaca que una de cada 260 mujeres muere durante el embarazo o el parto, uno de cada 37 recién nacidos muere en su primer mes de vida, y que más de un millón de mujeres embarazadas y lactantes necesitan tratamiento para la desnutrición severa aguda.

"Traer vidas al mundo en Yemen puede convertirse en una tragedia para familias enteras demasiado a menudo", ha asegurado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. "Décadas de poco desarrollo y años de intensos combates han dejado los servicios públicos esenciales, incluida la atención sanitaria a madres y bebés, al borde del colapso total", ha agregado.

Para mitigar esta catástrofe, UNICEF considera que el acceso a los servicios sanitarios de calidad es un factor clave para la supervivencia de madres y recién nacidos. En su ausencia, sin embargo, los trabajadores y voluntarios humanitarios se han convertido en "proveedores de último recurso" para las mujeres y los niños, especialmente en las zonas remotas, rurales y afectadas por la guerra.

UNICEF recuerda además que la mitad de todas las instalaciones sanitarias de Yemen no están en funcionamiento debido a la falta de personal y de suministros, la imposibilidad para abordar los costes operativos o el acceso limitado. Las que siguen funcionando se enfrentan a graves carencias de medicamentos, equipamiento y personal, lo cual pone vidas en riesgo.

Lo más