ETA PRESOS

Trasladan a cárcel de Zuera desde Murcia a etarra condenado por kale borroka

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha acordado el traslado a la cárcel de Zaragoza, en Zuera, del preso Ekaitz Samaniego Curiel, que cumple condena por delitos de terrorismo y kale borroka en el centro penitenciario Murcia I.,Según informa Prisiones, la Junta de Tratamiento de la prisión murciana ha propuesto su traslado a un centro próximo a su vinculación familiar.,El interno ingresó en prisión el 15 de enero de 2012 y cumple una condena de ocho años y

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19:08

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha acordado el traslado a la cárcel de Zaragoza, en Zuera, del preso Ekaitz Samaniego Curiel, que cumple condena por delitos de terrorismo y kale borroka en el centro penitenciario Murcia I.

Según informa Prisiones, la Junta de Tratamiento de la prisión murciana ha propuesto su traslado a un centro próximo a su vinculación familiar.

El interno ingresó en prisión el 15 de enero de 2012 y cumple una condena de ocho años y un día por los delitos de organización terrorista e incendio, relacionados con la violencia callejera y había cumplido las tres cuartas partes de la condena en enero de 2018.

Por otra parte, Instituciones Penitenciarias ha resuelto además la progresión a tercer grado penitenciario o régimen abierto de José Ángel Ochoa de Eribe Landa.

Este recluso ingresó en la cárcel el 19 de enero de 2000 y cumple una condena de 30 años en el centro Castellón I por tentativa de asesinatos y estragos.

Cumplió las tres cuartas partes de la condena en diciembre de 2016.

La Junta de Tratamiento de la prisión castellonense ha propuesto su progresión a tercer grado en virtud del artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario por razones humanitarias.

Dicho precepto indica que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".