JUSTICIA PROCÉS (Ampliación) (Actualización)

Torra pide la recusación del presidente del TSJC por "falta de imparcialidad"

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) la recusación de su presidente, Jesús María Barrientos, en la causa en la que se le juzga por desobediencia al considerar que el magistrado concurre en una "flagrante falta de imparcialidad".,En un escrito al que ha tenido acceso Efe y que ha adelantado RAC1, Torra alega que Barrientos, uno de

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:17

(Actualiza la NA1039 con el inicio de tramitación por parte del TSJC)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) la recusación de su presidente, Jesús María Barrientos, en la causa en la que se le juzga por desobediencia al considerar que el magistrado concurre en una "flagrante falta de imparcialidad".

En un escrito al que ha tenido acceso Efe y que ha adelantado RAC1, Torra alega que Barrientos, uno de los magistrados que forman parte del tribunal que lo juzgará por no retirar a tiempo símbolos independentistas de la Generalitat durante la campaña electoral, no cumple con el criterio de imparcialidad por sus manifestaciones públicas "absolutamente contrapuestas" a las del president.

Una vez recibido el escrito, la sala civil y penal del TSJC ha iniciado su tramitación notificándolo a las demás partes para que puedan posicionarse al respecto.

Según el texto presentado por Torra, que se ampara en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), la "imparcialidad judicial se salvaguarda también a través de las apariencias" y, a su entender, la opinión de Barrientos "desbordó la esfera institucional".

"Lo que se exige de un Juez es que la misma (la opinión) no se haga pública sin esperar las consecuencias legales porque eso afecta a la imagen de imparcialidad que ha de tener toda persona llamada a enjuiciar", ha sostenido la defensa de Torra, quien ha acusado a Barrientos de "predicar" la imparcialidad pero no "practicarla".

Además, señala que el magistrado "se ha pronunciado pública y publicadamente sobre aspectos" que concernirán al juicio y "ha rechazado con especial contundencia todas las tesis acerca de la exhibición de símbolos que tienen que ver con la solidaridad y apoyo a los presos políticos así como de banderas esteladas" lo que pone en juego -asegura- "la confianza de los ciudadanos en la administración de justicia".

El escrito de recusación recoge, además, una quincena de declaraciones del presidente del TSJC en las que éste expresa su "preocupación" por el escenario político catalán a raíz del 'procés' y se muestra contrario a la presencia de lazos amarillos en espacios públicos.

Entre ellas, la defensa de Torra recuerda que en febrero de 2018 Barrientos abandonó un acto en el Colegio de Abogados de Barcelona porque el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, dio un discurso en el que denunció la existencia de presos políticos.

"En este caso concreto, su opinión desbordó la esfera institucional donde se enmarcó, pues ha exhibido un posicionamiento político y personal que es absolutamente contrapuesto" al de Torra, afirma el escrito, el cual critica que "no solo se ha perdido la imparcialidad obligada sino, igualmente, la más mínima prudencia".

"Es evidente que estamos ante un caso flagrante de falta de imparcialidad y se podrá forzar más o menos la interpretación de las normas de aplicación, pero no nos cabe duda que si este juicio es presidido por el recusado el mismo solo servirá para alterar y adulterar la realidad política catalana", ha recalcado

La defensa también ha pedido que Barrientos se aparte del caso al alegar que ya participó en la causa, dado que fue uno de los magistrados que formaron parte del auto de admisión a trámite de la querella presentada por Fiscalía.

Considera que este trámite "contamina" al tribunal porque "la única diferencia entre el proceso intelectual a realizar en la admisión a trámite y el juicio oral radica en la intensidad de la certeza, así como del caudal probatorio".

Por ese motivo, la defensa de Torra entiendo que el presidente del TSJC "ya tomó contacto directo con el fondo del objeto de debate y, así, resultaría objetivamente contaminado".

El juicio a Torra, que se enfrenta a un año y ocho meses de inhabilitación, está señalado para los días 25 y 26 de septiembre, pero la fecha ha sido objeto de controversia después de que el president denunciara las "prisas" del TSJC para juzgarle mientras la Fiscalía pidió mantener las fechas fijadas.