La táctica de Sánchez con el Consejo de Ministros obliga al Congreso a replantearse los días de votación

Los ministros que tengan escaño en el Congreso, tendrían que ausentarse para ir a las sesiones de control al Gobierno en el Senado

La táctica de Sánchez con el Consejo de Ministros obliga al Congreso a replantearse los días de votación

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 02:25

El cambio de fechas del Consejo de Ministros a los martes puede generar una gran controversia, ya que los ministros que tengan escaño en el Congreso, tendrían que ausentarse para ir a las sesiones de control al Gobierno en el Senado. Además, los ministros del nuevo Gobierno de coalición no van a renunciar a sus escaños de diputado, por lo que la cámara Baja puede verse obligado a replantearse sus días de votación en sesión plenaria ante la posibilidad de que haya ausencias en días determinados.

No existe incompatibilidad legal entre ser ministro y diputado, pero en 2018, cuando el presidente Pedro Sánchez llegó a La Moncloa tras la moción de censura contra Mariano Rajoy y su Gobierno se apoyaba en sólo 84 diputados socialistas, todos los nuevos ministros que hasta entonces habían sido parlamentarios dejaron sus escaños para evitar que su agenda de Gobierno interfiriera en las previsiblemente ajustadas votaciones del Congreso.

Con el nuevo Ejecutivo, tanto en el PSOE como en Unidas Podemos mantienen la intención de sus ministros compaginen su cargo con el escaño de diputado, ya que el Gobierno tiene más peso en la Cámara pues juntos suman 155 votos en el Pleno.

Pero hay días determinados en que el Congreso se puede encontrar con demasiadas ausencias, pues no en vano a priori va a haber 16 diputados con cartera en el Gobierno y sujetos a actividades oficiales ajenas al Parlamento como viajes, reuniones en el ámbito de la Unión Europea o acompañamientos al Jefe del Estado.

Y uno de los principales problemas será la coincidencia de las votaciones de los martes en el Pleno del Congreso, cuando se debaten y votan proposiciones de ley, proposiciones no de ley y mociones, con las sesiones de control que se desarrollan esa misma tarde en el Senado, en las que deben comparecer los miembros del Gobierno.

Esa coincidencia ya hizo que en anteriores etapas, la última vez con Ana Pastor como presidenta del Congreso, las votaciones de los martes se desplazaran a los jueves para que los ministros estuvieran más liberados y pudieran atender sus compromisos parlamentarios en la Cámara Alta.

PROTESTAS DE LA OPOSICIÓN

Los grupos del PP y de Cs en el Congreso han propuesto este miércoles cambiar los horarios de las comisiones y de los plenos para evitar lo que consideran un intento del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de "acallar" al Parlamento al trasladar a los martes los consejos de ministros.

La portavoz de los populares en la Cámara Baja, Cayetana Álvarez de Toledo, ha empleado esta expresión, y ha añadido que, con una decisión así, el presidente del Gobierno está buscando "triquiñuelas" para "quitar el foco" al Parlamento.

En declaraciones a los medios tras la Junta de Portavoces, ha explicado que durante la reunión su grupo ha defendido un modelo horario concreto en respuesta a esa pretensión de Sánchez de "opacar" la función de los grupos parlamentarios cuando registran proposiciones de ley (iniciativas de índole legislativa) y proposiciones no de ley (iniciativas no legislativas).

También, afirma Álvarez de Toledo, pretende limitar la capacidad de los grupos para adaptar sus preguntas a las medidas que apruebe el Consejo de Ministros y a los asuntos de actualidad, es decir, para controlar al Gobierno.

El registro de las preguntas que luego los diputados formularán en la sesión de control (actualmente los miércoles por la mañana) se efectúa los jueves de la semana anterior, y éstas pueden cambiarse posteriormente si se justifica por la relevancia de alguna medida aprobada en Consejo de Ministros o de algún tema de actualidad.

Para estas excepciones el plazo se alarga al lunes de la semana siguiente por la tarde, y tras ello, tanto la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes como la Junta de Portavoces dan su autorización.

Si los consejos de ministros pasan al martes, ese plazo excepcional para modificar las preguntas queda desfasado, en opinión de Álvarez de Toledo y del portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal.

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha coincidido con su homóloga del PP y con Bal en que el cambio de fecha de los consejos de ministros "dificulta el control al Ejecutivo", por lo que habrá que "reordenar la manera de trabajar de esta Cámara".


El PP ha concretado su propuesta a través de un escrito dirigido a la Mesa: las reuniones de la Mesa y de la Junta de Portavoces previas al orden del día de las sesiones plenarias se harían los lunes (ahora son los martes) y las comisiones se celebrarían entre los lunes y los martes (ahora se concentran, generalmente, los miércoles por la tarde).

El debate y votación de los proyectos legislativos del Gobierno se encuadrarían los miércoles por la mañana (ahora, los jueves) y las sesiones de control se fijarían ese día por la tarde (actualmente, mañanas de los miércoles).

El jueves quedaría para el debate y votación de las proposiciones de ley de los grupos, de sus proposiciones no de ley, de las mociones y de las iniciativas que provengan de las comunidades autónomas, así como las ILP (Iniciativas Legislativas Populares).

El grupo socialista, por medio de su secretario general, Rafael Simancas, ha opinado que a priori no tiene por qué haber consecuencias del cambio de día de los consejos de ministros en la dinámica habitual parlamentaria, pero se ha mostrado dispuesto a estudiar las propuestas de cambio que se registren.

Lo más