BORJA SÉMPER (Perfil)

Sémper, verso libre en el PP, deja la política tras 25 años en primera línea

Borja Sémper, "un verso suelto" en las filas del Partido Popular, ha decidido poner fin a una carrera política de casi tres décadas, que inició siendo menor de edad para hacer frente al terrorismo de ETA y que termina ahora tras mantener varios encontronazos públicos con la dirección de su partido.,Sémper Pascual (Irun, 1976), presidente del PP de Gipuzkoa y portavoz en el Parlamento Vasco, pone fin a su trayectoria pública, desencantado por

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:54

Clara García de Cortázar

Borja Sémper, "un verso suelto" en las filas del Partido Popular, ha decidido poner fin a una carrera política de casi tres décadas, que inició siendo menor de edad para hacer frente al terrorismo de ETA y que termina ahora tras mantener varios encontronazos públicos con la dirección de su partido.

Sémper Pascual (Irun, 1976), presidente del PP de Gipuzkoa y portavoz en el Parlamento Vasco, pone fin a su trayectoria pública, desencantado por el devenir de la política actual, pero ilusionado por el inicio de una nueva etapa en la empresa privada en Madrid.

Borja Sémper, quien es además concejal en el Ayuntamiento de San Sebastián, ciudad en la que reside, junto a su pareja, la actriz Bárbara Goenaga, había advertido en diferentes ocasiones que abandonaría la política si perdía la ilusión y la convicción al despertarse de que cada día haría algo interesante y maravilloso.

De hecho, hace justo un año, el carismático político vasco, que representa el ala más liberal del PP, ya dijo que si el "populismo reaccionario", en alusión a Vox, arrastraba a otros partidos a "las trincheras", él no pintaba "nada en política".

Recordaba que él entró en política por "un compromiso ético y moral" ante los asesinatos de ETA y "deslumbrado" por la figura de Gregorio Ordóñez, pero la abandonaría "si continuaba esta política de decir la cosa más fuerte".

El encaje de Sémper en la formación conservadora hay que buscarlo en la Gipuzkoa de los años 90, azotada por el terrorismo de ETA.

A los 14 años vio su primer muerto en atentado, en una calle de Irun, y "eso marca", ha reconocido en más de una ocasión. Con 17 ingresó en Nuevas Generaciones porque sentía que necesitaba "hacer algo" y "defender la libertad" y unos años después formó parte de un grupo que, tras el secuestro y asesinato de uno de sus compañeros en 1997, sería denominado como la "generación Miguel Ángel Blanco".

No obstante, Sémper siempre ha señalado a Ordóñez como su referente político, al que los terroristas eliminaron un par de años antes, cuando era, precisamente igual que él, presidente del PP de Gipuzkoa, portavoz en la Cámara vasca y concejal de San Sebastián.

Accedió a su primer cargo público en 1995 como concejal en Irun, donde fue teniente de alcalde, delegado de Urbanismo y donde forjó su carrera política durante 14 años.

Apenas había cumplido los 21 años cuando la Guardia Civil le avisó de que ETA lo buscaba para matarlo. Habían detenido al comando que supuestamente lo intentó, durante uno de sus desplazamientos de Irun a la Facultad de Derecho de la UPV-EHU, en San Sebastián, y a él pertenecía una chica de su pueblo que él conocía, Iratxe Sorozabal.

Borja Sémper es parlamentario vasco desde 2003 y portavoz del grupo popular tras la crisis de 2013 que rodeó a su predecesora, Arantza Quiroga, a la que no apoyó en su intento de promover un acuerdo sobre convivencia con todos lo partidos, incluida EH Bildu.

En 2009 fue elegido presidente del PP de Gipuzkoa con cerca del 95 % de los votos y desde entonces ha encabezado a los populares guipuzcoanos sin apenas oposición.

Tras intentar dos veces convertirse en diputado en las elecciones generales de 2015 y 2016, en la que su partido no obtuvo representación en Gipuzkoa, Sémper encabezó el pasado año la lista del PP a la Alcaldía de San Sebastián y logró mantener los tres concejales que tenía, en un contexto de retroceso general de las candidaturas populares.

Durante el congreso del PP en julio de 2018, Sémper, como toda la dirección del partido en Euskadi, apoyó la candidatura de la exvicepresidenta del PP Soraya Saénz de Santamaría, que resultó derrotada por el actual líder del partido, Pablo Casado.

La incomodidad del dirigente vasco en el seno del nuevo PP de Casado no ha pasado desapercibida y se ha evidenciado en varios desavenencias públicas, como la surgida cuando la Ejecutiva del PP impuso la candidatura de Íñigo Arcauz en las elecciones generales.

Sémper se mostró molesto también con las manifestaciones pronunciadas el pasado mes de septiembre por la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, quien criticó la supuesta "tibieza" de los populares vascos respecto al nacionalismo y cuestionó su apuesta por la foralidad.

"A nosotros nos ha costado sangre, sudor y lágrimas defender la Constitución y una idea de la España plural en el País Vasco y probablemente mientras algunas caminaban cómodamente sobre mullidas moquetas nosotros nos jugábamos la vida defendiendo aquí la Constitución y la convivencia", le replicó entonces el dirigente vasco.

Licenciado en Derecho por la UPV-EHU y experto en Gestión Pública por el IESE de la Universidad de Navarra ha publicado los libros "Sin complejos" (2013), que es un ensayo político, y el poemario "Maldito (des) amor".

Se casó una vez y fue por lo civil. Es padre de tres hijos, dos de ellos con la actriz vasca Bárbara Goenaga, y su imagen moderna y carismática le ha llevado a ocupar espacio en revistas como Vanity Fair o Telva.

Lo más