Boletín

DEBATE CATALUÑA

Un sector de comunes rechaza un referéndum porque "dividiría" a los catalanes

Comuns Federalistes, una de las corrientes integradas dentro de los comunes, rechaza que un referéndum de autodeterminación sea una herramienta válida para solucionar el conflicto catalán, ya que, en su opinión, una votación de este tipo "provocaría una división profunda en la sociedad".,"El 'brexit', salvando todas las distancias, nos informa de la complejidad de estos procesos. No hay mayoría social y un referéndum de estas características no es constitucional y, por

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 20:21

Comuns Federalistes, una de las corrientes integradas dentro de los comunes, rechaza que un referéndum de autodeterminación sea una herramienta válida para solucionar el conflicto catalán, ya que, en su opinión, una votación de este tipo "provocaría una división profunda en la sociedad".

"El 'brexit', salvando todas las distancias, nos informa de la complejidad de estos procesos. No hay mayoría social y un referéndum de estas características no es constitucional y, por lo tanto, requeriría una reforma constitucional previa", sostienen en un documento de trabajo titulado "Textos federalistas y reforma constitucional".

Esta corriente, que tiene entre sus referentes al exdiputado Lluís Rabell, defiende que "otra cosa sería que, aplicando la Constitución, y llegados a un amplio consenso sobre un nuevo marco de autogobierno, se tendría que efectuar un referéndum en Cataluña que podría realizarse simultáneamente (o no) con otro referéndum en todo el Estado para la aprobación del nuevo modelo federal".

Se trata de una propuesta y unos argumentos muy similares a los que plantea el PSC, que coincide en señalar que un referéndum de autodeterminación "dividiría a los catalanes" y aboga por "votar un acuerdo" para modificar el marco de convivencia territorial dentro del marco de la ley.

La reforma federal que promueven los Comunes Federalistas pivotaría sobre tres ejes: una delimitación "clara" de competencias entre comunidades autónomas y Estado; una reforma del Senado para coordinar estas competencias, e incorporar los principios básicos de financiación de los diferentes territorios en la Constitución.

En el texto también se elogian los "valores republicanos" del federalismo en contraposición a los "valores reaccionarios" del nacionalismo, que se define como un "individualismo colectivo" que, a través de la "reivindicación de la historia propia", "crea un pueblo elegido en la historia universal".

Lo más