• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Sánchez, el líder intrépido al que hoy le falló su 'baraka'

Sánchez, el líder intrépido al que hoy le falló su baraka

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 01:56

Pedro Sánchez está acostumbrado a arriesgar y solía ganar. Hasta hoy. Su decisión de ir a una repetición electoral antes que presidir un Gobierno débil de izquierdas con Unidas Podemos apoyado en los independentistas de ERC no le ha salido como esperaba.

No sólo el PSOE no ha mejorado el resultado que obtuvo en abril (ha pasado de 123 a 120 escaños) sino que sus opciones de formar un gobierno estable que no se tenga que apoyar en los independentistas tampoco han mejorado.

La baraka que hasta hoy acompañaba a Sánchez le ha fallado en esta ocasión, en el primer tropiezo desde que está en el Gobierno de un líder al que no le ha temblado el pulso a la hora de asumir riesgos.

Arriesgada fue su decisión de renunciar al escaño en 2016 para no votar la investidura de Mariano Rajoy. Con el tiempo su ausencia del Congreso se convirtió en uno de sus puntos fuertes en su carrera para recuperar la Secretaría General del partido, de la que había sido defenestrado por sus críticos en un drámatico Comité Federal el 1 de octubre de ese año.

Su rol de político en paro le permitió conectar con las bases del partido, que vieron en Sánchez al líder mejor capacitado para devolver al PSOE a sus esencias, después de que la formación, liderada por una gestora tras la dimisión forzada de Sánchez, hubiese facilitado con su abstención la investidura de Rajoy para evitar unas terceras elecciones.

Más cuesta arriba se le hizo a Sánchez hacerse un hueco en la política española estando fuera del Congreso, desde su vuelta a los mandos de Ferraz en las primarias de mayo de 2017. Por más iniciativas que el PSOE se esforzaba en presentar, la ausencia de su líder en la Cámara Baja impedía a la formación levantar cabeza, como reflejaban los sondeos en aquel inicio de 2018.

Pero de nuevo una apuesta arriesgada de Sánchez le salió bien, incluso mejor de lo que nunca pensó. La sentencia de la trama 'Gürtel' que dio por acreditada la existencia de una caja b en el PP al menos desde 1989 empujó al líder del PSOE a presentar una moción de censura contra Rajoy con el objetivo no tanto de ganarla sino de ganar perfil como líder de la oposición.

El éxito de la moción obligó a Sánchez a formar un Gobierno en un tiempo récord, que fue bien acogido por la ciudadanía por su abundancia de perfiles solventes y el fichaje de independientes, como el astronauta Pedro Duque.

Sánchez demostró así que, pese al triunfo inesperado de la moción, llevaba tiempo trabajando y preparando el momento en que llegaría a ocupar La Moncloa.

Pero Sánchez no está dispuesto a ser un presidente breve, sino que aspira a que su partido pueda mantenerse en el Gobierno al menos dos legislaturas.

Tras los comicios del 28 de abril, la única opción factible que terminó teniendo sobre la mesa Sánchez para gobernar --ya que nunca llegó a abrirse una negociación con PP y Ciudadanos-- pasaba por un Gobierno de coalición con Unidas Podemos que tendría necesariamente que apoyarse en ERC o Bildu para superar la investidura y después para sacar adelante otras medidas de izquierdas que quisiera poner en marcha el PSOE.

Pero Sánchez argumentó que un Ejecutivo así no podría durar, máxime cuando la inminente sentencia del 'procés' hacía inviable que ERC pudiese mantener el apoyo al Gobierno en esas circunstancias, por no hablar de la complicación de mantener la coherencia dentro del Ejecutivo con Podemos, cuya rama en Cataluña denuncia la existencia de "presos políticos".

Así que el presidente, confiado en que el PSOE se mantendría como primera fuerza, vio más conveniente repetir elecciones porque creía que tras unas segundas elecciones aumentaría la presión sobre el resto de partidos para que le dejasen gobernar, sacara más o menos escaños y siempre y cuando PP, Ciudadanos y Vox no sumaran mayoría, lo que ningún sondeo estaba detectando.

Lo más