Boletín

El PSOE reconoce que hay un "preacuerdo" con Ciudadanos para gobernar Cáceres pero "nada cerrado"

El PSOE reconoce que hay un preacuerdo con Ciudadanos para gobernar Cáceres pero nada cerrado

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:05

El candidato de PSOE al Ayuntamiento de Cáceres, Luis Salaya, ha avanzado que existe "desde hace unos días" un "preacuerdo" con Ciudadanos para gobernar la ciudad pero, a veinticuatro horas del pleno de investidura del alcalde, "no hay nada cerrado". No se ha valorado "ahora mismo", ha dicho, la fórmula de alternarse en la alcaldía como ha ocurrido en algunas localidades castellano-manchegas y tampoco se cederá el bastón de mando exclusivamente a Cs.

A pesar de no tener todavía el sí de Cs, el PSOE someterá esta tarde a consulta a su militancia el principio de acuerdo que consistiría en aceptar las 25 medidas programáticas que presentó Cs en la primera reunión y ceder a la formación naranja la concejalías de Economía y Hacienda junto a la Primera Tenencia de alcalde, así como las áreas de Patrimonio, Deporte y Ocio, y Recursos Humanos que irían a parar a cuatro de los cinco ediles conseguidos por Cs.

Los nueve del PSOE ocuparían otras tantas concejalías, según ha explicado Salaya este viernes en una rueda de prensa, por lo que el posible gobierno bicolor contaría con 14 concejalías. El asunto de los concejales que estarían liberados no se ha cerrado todavía, aunque Cs ha pedido cuatro. Actualmente hay tres liberados en el gobierno local una cantidad que Salaya entiende insuficiente para atender las tareas de gobierno y a la ciudadanía.

A preguntas de los medios sobre si la cesión de estas áreas dejarían en una situación de debilidad al posible gobierno, Salaya ha respondido que la idea es formar un gobierno en el que no se generen "murallas" ni "luchas de poder" aunque la "joya de la corona" se ponga en manos de la formación naranja, ha dicho. El PSOE "solo" quiere "un gobierno plenamente colaborativo que persiga los objetivos. Solo valoramos trabajar como un único gobierno y no nos importa la vulnerabilidad", ha recalcado el candidato socialista.

En cualquiera de los escenarios que se contemplan, Salaya se presentará a la investidura en el pleno de este sábado, fijado para las once de la mañana, porque la no existencia de acuerdos daría al PSOE la alcaldía de forma automática al ser la fuerza más votada. No obstante, ha insistido en que la fórmula que se prefiere es la de un gobierno de coalición con Cs para conseguir "una mayoría suficiente".

En cuanto a las medidas programáticas que se recogerían en el documento de gobierno estarían finalizar la segunda fase del nuevo hospital, impulsar la autovía a Badajoz, eliminar las vías del tren de Aldea Moret, conseguir un proyecto definitivo para el abastecimiento de la ciudad o recuperar la Ribera del Marco, entre otras.

PROCESO DURO Y LARGO

En la comparecencia de este viernes, en la que ha estado acompañado por la secretaria local, Belén Fernández, Salaya ha pedido "disculpas" por el retraso en las negociaciones que ha calificado de "proceso duro" y por el periodo "extraordinariamente largo" ya que a pocas horas de que se constituyan los ayuntamientos no hay nada cerrado. "Estamos francamente preocupados por lo poco que queda para la investidura", ha sentenciado.

Respecto a la consulta de esta tarde, que tendrá lugar de seis a nueve, Salaya ha explicado que se había convocado hace unos días sin saber que a estas alturas no habría acuerdo. Se mantendrá si se cierran la negociaciones y se suspenderá en el caso de que Cs opte por gobernar con el PP. También ha aclarado que la decisión, por parte del PSOE, se va a tomar en Cáceres y responderá a "elemento de estabilidad" para gobernar.

Asimismo, confía en que antes del pleno de investidura se sepa lo que pasará. "Nosotros hemos intentando que las negociaciones avanzasen a buen ritmo pero el PSOE no ha marcado los tiempos", ha aclarado Belén Fernández.

Salaya ha insistido en que la suma de Cs y PSOE es la "única opción estable de gobierno para la ciudad sin contar con la ultraderecha", ya que la otra posibilidad es un gobierno de PP y Cs con el voto externo de Vox.