JUICIO ETA

Presunto etarra reconoce que actuó de enlace para ETA pero niega poner bomba

El presunto etarra Ugaitz Errazkin ha reconocido hoy en el juicio contra él que actuó como "enlace" para ETA entre sus miembros "legales" y "liberados", pero ha negado que hiciera otro tipo de labores para la banda, incluyendo la colocación de un artefacto explosivo en la sede del PSE de Lazkao (Guipúzcoa).,Errazkin se enfrenta a una petición fiscal de 23 años de cárcel acusado de un delito de pertenencia a ETA y otro de estragos por la bomba que estalló en la sede del part

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:26

El presunto etarra Ugaitz Errazkin ha reconocido hoy en el juicio contra él que actuó como "enlace" para ETA entre sus miembros "legales" y "liberados", pero ha negado que hiciera otro tipo de labores para la banda, incluyendo la colocación de un artefacto explosivo en la sede del PSE de Lazkao (Guipúzcoa).

Errazkin se enfrenta a una petición fiscal de 23 años de cárcel acusado de un delito de pertenencia a ETA y otro de estragos por la bomba que estalló en la sede del partido el 23 de febrero de 2009 y que causó numerosos daños.

El acusado ha negado hoy ante el tribunal de la Audiencia Nacional que le juzga que participara de alguna manera en ese atentado, que causó importantes desperfectos en la sede del PSE, en viviendas colindantes y en los vehículos estacionados en las proximidades.

El fiscal le acusa de haber planificado y ejecutado la acción junto a los ya condenados en sentencia firme por estos hechos, Manex Castro y Beinat Aguinagalde, miembros del "talde" (grupo reducido de apoyo a un comando terrorista) Asti del comando Ezuste.

En el juicio, Errazkin ha reconocido que recibió una carta del miembro de este comando Joanes Larretxea concertando una cita, en la que, según ha relatado el encausado, le dijo "que necesitaban una figura que hiciera de enlace entre los 'liberados' y los 'legales'".

Él, ha proseguido, aceptó a hacer esa función de comunicación entre los miembros clandestinos de la banda y los que no estaban fichados, pero ha añadido que no conocía las acciones que planeaban ni manipuló nunca explosivos o armas.

"Yo hacía de enlace", ha insistido el acusado, y ha incidido en que no participaba en las acciones de ETA ni viajó, tal y como le acusa la Fiscalía, en el vehículo lanzadera que acompañó a la furgoneta con explosivos el día del atentado en la sede del PSE.

Entre las funciones que realizaba para la banda ha mencionado comprar comida o ropa para los etarras, pero nunca estuvo, según su versión, en el piso de Hernani propiedad de los padres de Manex Castro donde el "talde" preparó el explosivo del atentado contra el PSE.

En el juicio ha declarado también como testigo el etarra Beinat Aginagalde, en prisión por esta y otras acciones y que ha admitido que a Errazkin le ficharon cuando se dieron cuenta de que necesitaban una figura de enlace.

"Una vez que tenemos estructurado nuestro 'talde' en 'liberados' y 'legales' -ha relatado-, a los dos tres meses surge la necesidad de crear una figura que hiciese de vinculo entre los 'legales' y los 'liberados'".

Se hizo, ha proseguido Aginagalde, por cuestiones de "seguridad" con el objetivo de "minimizar al máximo los contactos entres estos ámbitos de actuación y el flujo de información a los 'legales' de lo que hacían los 'liberados'".

Ha explicado que Larretxea y él hablaron de fichar a alguien para que hiciera estas labores y "salieron algunos nombres". "Al final se decidió él, parecía un buen candidato", ha dicho sobre el acusado.

El etarra ha defendido que Errazkin no conocía los planes y acciones del "talde", precisamente porque esas funciones de enlace no lo permitían.

"No podía ser así, la función del enlace es hacer que los 'legales' y 'liberados' sean los más estancos posible (...) La propia estructura exigía que supiese lo menos posible de las acciones", ha sostenido.

La primera jornada del juicio contra Errazkin ha concluido hoy con el testimonio de este etarra y la vista continuará mañana con más testigos.

Lo más