COPE

MATRIMONIOS FORZADOS

Presidenta asociación mujeres de Pakistán en Barcelona: "Queremos ser libres"

Lara Malvesí

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 19:03

Lara Malvesí

La presidenta de la Asociación Cultural Educativa y Social de Mujeres de Pakistán en Barcelona, Huma Jamshed Bashir, ha explicado a Efe que ayudan a mujeres que quieren "dejar de ser sumisas según las normas patriarcales" y que en los últimos años ha atendido a más de 100 que viajaron "engañadas" a Pakistán.

"Conmocionada" y "muy triste" por el asesinato de dos hermanas de Terrassa en Pakistán, no se sorprende de hasta dónde pueden llegar algunos compatriotas para defender la "supuesta honra" de una familia, pues lleva 25 años ayudando a mujeres que "son tratadas como objetos y monedas de cambio", cuenta.

"Ahora mismo hay 30 mujeres o más en Pakistán que me piden ayuda para conseguir un visado y volver después de que sus maridos o familias las hayan hecho ir allí engañadas por ser impuras o por tener amantes, y las dejan allí sin documentación y sin sus hijos como "castigo", explica Jamshed Bashir a EFE.

Sobre los falsos pretextos sobre los que las harían viajar a Pakistán "suele estar ir a una boda de un familiar o bien les dicen que harán una peregrinación religiosa", detalla.

Esta mujer de origen pakistaní, que lleva más de 25 años en Barcelona, asegura que "todos los problemas para los que siguen ese modelo patriarcal de Pakistán empiezan cuando las mujeres quieren estudiar, ganan dinero, aprenden idiomas, se occidentalizan".

"Ellos no lo pueden soportar y las castigan y las insultan", denuncia la presidenta de la asociación, quien dice que "no se puede ni comparar la violencia machista de España con la de Pakistán".

"En España la mujer es capaz de contestar al hombre. En Pakistán nadie se atreve siquiera a eso en muchos casos", destaca sobre la diferencia cultural.

Asegura que en su asociación ha ayudado y alertado a las autoridades sobre "por lo menos 200 casos en los últimos dos o tres años" de violencia machista.

"Hemos ido a todos los hospitales, de Badalona a Sabadell, Terrassa, Figueras o Girona", recuerda Huma Jamshed Bashir.

Su asociación, cerca del Raval, el barrio donde viven no ya la mayoría de pakistaníes de Barcelona, sino de toda España, organiza cursos de idiomas, charlas, conferencias y es punto de encuentro con asistentes sociales y otras figuras de integración.

"La mayoría no dicen en casa que vienen", confiesa Jamshed Bashir, quien sabe que no es bien vista por la mayoría de hombres pakistaníes.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

"Muchos hombres en Pakistán quieren a la mujer pura y sumisa, mientras ellos hacen lo que quieren y pueden tener otras parejas o lo que sea", critica.

"Como ellos ni practican la religión ni la honestidad, quieren que ellas sí sean puras para que la familia sea pura y sagrada", asegura la presidenta de la Asociación Cultural Educativa y Social de Mujeres de Pakistán.

Apunta que hay un número creciente de mujeres que consiguen divorciarse, pero que está "muy mal visto el divorcio en la cultura patriarcal".

Aunque ella pone a muchas mujeres en contacto con abogadas para iniciar los trámites de separación, precisa que "la vida después de divorciarse no es fácil, la comunidad y la familia te dan la espalda".

Jamshed se felicita de que cada vez más mujeres pakistaníes de segunda generación vayan a la universidad, se integren y hablen idiomas "y hagan con su vida lo que quieran".

En una entrevista en marzo a Efe, el cónsul general de Pakistán en Barcelona, Mirza Salam, afirmaba estar "preocupado" por el número de divorcios, por lo que desde el consulado planeaban ofrecer un servicio de "terapia de pareja".

Salam reconocía que es importante poder integrar a las mujeres y los niños de origen pakistaní y que éstas no lo tenían fácil al llegar por desconocer el idioma y pasar "muchas horas solas en casa" por el perfil de trabajos de sus maridos.

Con todo, apuntaba que aquí las mujeres pakistaníes llevan un estilo de vida similar al español y que él mismo animaba, especialmente a las jóvenes, a que estudiaran y fueran a la universidad.

La comunidad pakistaní en Cataluña, donde viven más de la mitad de los pakistaníes de toda España, está conmocionada tras el asesinato de dos jóvenes hermanas residentes en Pakistán que rechazaron sus matrimonios forzosos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Mediodía COPE

Mediodía COPE

Pilar García Muñiz

Escuchar