La Policía confirma que 65 de los presos liberados por buena conducta se han entregado a las autoridades

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:40

Al menos 65 presos liberados en Filipinas por buena conducta se han rendido a la Policía, según han confirmado las autoridades, tres días después de que el presidente del país, Rodrigo Duterte, ordenase que se entregasen por considerar que fueron liberados por irregularidades relacionadas con la corrupción.

La Policía de Filipinas (PNP, por sus siglas en inglés) ha confirmado que un total de 65 convictos se han entregado este domingo, según ha informado la cadena de televisión CNN Philippines.

Del total, 26 de estos 65 presos fueron condenados por violación, mientras que 19 fueron acusados de asesinato y cuatro, de robo con homicidio.

Entre los que se han entregado se encuentran dos de los tres convictos liberados previamente en el caso de la violación y el secuestro de las hermanas Maryjoy y Jacqueline Chiong. En este caso fue condenado a muerte en Filipinas el hispano filipino Paco Larrañaga, que finalmente fue trasladado a España, donde desde 2009 purga una pena menor.

Un total de 1.914 convictos condenados por crímenes atroces han sido liberados desde la implementación de una ley en 2014 que redujo el tiempo que podían pasar en la cárcel en caso de tener buena conducta.

A todos ellos se les ha ordenado que se entreguen en un plazo de 15 días, a contar desde el pasado miércoles. De lo contrario, serán tratados como "fugitivos", ha advertido Duterte.

El artículo 99 del Código Penal de Filipinas establece que "siempre que esté legalmente justificado", el director de prisiones concederá beneficios penitenciarios por buena conducta. "Tales concesiones, una vez concedidas, no serán revocadas", apunta.

Sin embargo, la Policía, el Departamento de Prisiones y el Departamento de Justicia se han coordinado para conseguir la lista exacta de nombres y direcciones de los convictos liberados, de acuerdo con el portavoz de la Policía Nacional, Bernard Banac.

La controversia comenzó a principios de agosto cuando los medios anunciaron que un exalcalde condenado por violar y matar a dos personas en 1993 podría ser liberado gracias a la ley de reducción de condena por buena conducta. Otros tres hombres condenados por violar y matar a dos hermanas en 1997 fueron liberados cuando su condena fue reducida.