JUICIO ASESINATO

Piden 25 años a un hombre que mató a una mujer tras rechazarle como pareja

La Audiencia Provincial de Madrid juzga desde el lunes a un hombre que, movido por los "celos", mató a cuchilladas a una mujer, madre de dos hijos y que le tenía subalquilada una habitación, después de que ésta se negase a mantener con él una relación sentimental.,La Fiscalía Provincial de Madrid pide para el acusado, Antonio Fidalgo Andrés, una condena de 25 años de cárcel por un delito de asesinato con la agravante de discriminación por razón de género y el pago de una i

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:48

La Audiencia Provincial de Madrid juzga desde el lunes a un hombre que, movido por los "celos", mató a cuchilladas a una mujer, madre de dos hijos y que le tenía subalquilada una habitación, después de que ésta se negase a mantener con él una relación sentimental.

La Fiscalía Provincial de Madrid pide para el acusado, Antonio Fidalgo Andrés, una condena de 25 años de cárcel por un delito de asesinato con la agravante de discriminación por razón de género y el pago de una indemnización de 120.000 euros a cada uno de los dos hijos de la víctima.

El escrito de acusación señala que Antonio Fidalgo vivía desde 2016 en una habitación subalquilada a la víctima quien, además, se ocupaba de sus cuidados domésticos.

Fruto de ello surgió una relación de amistad, pero no sentimental, debido al rechazo de la mujer cuando se lo propuso.

Pese a esa negativa, el acusado fue adoptando una actitud de control y posesión sobre la víctima.

Todo fue a peor a partir de septiembre de 2017 cuando la mujer alquiló la mitad de su propia habitación a otro inquilino.

"El acusado -afirma la Fiscalía- comenzó a experimentar celos, lo que dio lugar a frecuentes discusiones entre ambos, deteriorándose la relación hasta el punto de que le dijo al acusado que debía dejar de residir en la vivienda a partir del mes de octubre de 2017".

A primera hora de la mañana del 1 de octubre, la mujer acudió a la habitación del acusado para pedirle que abandonara la vivienda.

La respuesta de Fidalgo fue coger un cuchillo y asestarle varias puñaladas que la víctima, "infructuosamente", trató de repeler con las manos, "cayendo a continuación al suelo donde el acusado continuó propinándole cuchilladas, una de ellas muy penetrante en el abdomen".

Uno de los inquilinos de la vivienda acudió al oír los gritos al lugar donde se estaba produciendo la agresión y llegó incluso a arrebatarle el cuchillo, que llevó a otra habitación.

Poco después y, dado que la mujer aún permanecía con vida, el acusado "con ánimo de infringirle mayor dolor" cogió un plato de porcelana y mientras la víctima permanecía tumbada en el suelo boca abajo le golpeó "repetidamente" en la parte posterior del cuello y en el dorso. La mujer falleció a consecuencia de las heridas sufridas.

El acusado se encuentra en prisión desde su detención el mismo día del crimen, el 1 de octubre de 2017.

Lo más