ASESINATO SABIÑÁNIGO

Padre Naiara vuelve a instar imputación de madre pese a haber sido descartada

El representante legal del padre biológico de Naiara, la niña de 8 que falleció en Sabiñánigo (Huesca) tras sufrir una brutal paliza a manos de su tío político, ha vuelto a reclamar la imputación de la madre por maltrato y abandono pese a haber sido descartada por la instructora y la Audiencia de Huesca.,La petición la formula el letrado Marcos García Montes en un recurso contra el auto dictado el mes pasado por la titular del Juzgado de Instrucción nº1 de Jaca, en el que a

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:22

El representante legal del padre biológico de Naiara, la niña de 8 que falleció en Sabiñánigo (Huesca) tras sufrir una brutal paliza a manos de su tío político, ha vuelto a reclamar la imputación de la madre por maltrato y abandono pese a haber sido descartada por la instructora y la Audiencia de Huesca.

La petición la formula el letrado Marcos García Montes en un recurso contra el auto dictado el mes pasado por la titular del Juzgado de Instrucción nº1 de Jaca, en el que acordó transformar la causa en un juicio con jurado y rechazó varias de las pruebas planteadas por las partes.

En su escrito, al que ha tenido acceso Efe, el abogado del padre de la niña asesinada asegura que los informes aportados a la causa por los servicios sociales municipales y el colegio al que asistía indican que la niña evidenciaba un estado de abandono, "tanto físico como psicológico".

Asegura, además, que la madre sabía que Naiara era golpeada por su tío político, hechos que, en su opinión, justifican su imputación, y le responsabiliza de ejercer la acusación particular de forma "torticera y temeraria" para eludir su responsabilidad "a modo de escudo".

El auto recurrido descartaba, sin embargo, hacer un nuevo pronunciamiento respecto a la petición de imputación de la madre por presunto delito de maltrato habitual, y recordaba a las partes que no sólo no existía conexión entre los hechos que le imputaba el padre biológico sino que dicha cuestión ya fue resuelta por la Audiencia de Huesca en un recurso anterior.

El recurso de García Montes ha sido impugnado por el letrado de la madre de Naiara, el abogado Luis Marín, quien señala a la instructora que esta cuestión ya fue resuelta de forma "definitiva" por la Audiencia de Huesca, y que lo que se pretende es "dejar indefensa" a su cliente.

Destaca el escrito que la juez denegó pruebas "esenciales" que evidencian que la madre no estaba al tanto de los malos tratos sufridos por su hija ya que no había motivos para probar su inocencia, descartada desde el inicio de la instrucción.

El letrado, además, solicita la "venia" de la instructora para actuar penalmente por verter presuntas falsedades y calumnias contra su cliente de una forma "manifiestamente temeraria", y responsabilizarle de ejercer la acusación particular de forma "torticera".

Responsabiliza en su escrito, además, al padre biológico de Naiara de "usar" la muerte de su hija en "beneficio" propio, tras años de no interesarse por ella.

"Ese 'apenado' padre -resalta el letrado- abandonó a su hija desde el mismo momento de su nacimiento, no habiendo aportado jamás ningún tipo de ayuda, ni material ni de otro tipo", haciendo de su muerte una parodia del amor paterno".

Por otra parte, en su recurso el representante legal del padre de Naiara vuelve a instar las declaraciones de responsables municipales de Sabiñánigo y del centro educativo donde estudiaba la niña tras valorar que la situación de desamparo de la niña era "absolutamente conocida" en la localidad y sin embargo no se activaron medidas ni se iniciaron expedientes de protección.

Considera el letrado necesarios sus testimonios para imputar posibles responsabilidades civiles tanto al Ayuntamiento de Sabiñánigo como a la consejería de Educación del Gobierno aragonés.

También reclama la desestimación de las pruebas médicas solicitadas por la defensa del presunto autor del crimen, una resonancia magnética que probaría una afección cerebral, al entender que las pruebas acreditan que actuó de forma consciente, sin que haya expresado su arrepentimiento en el tiempo transcurrido.

Lo más